El Grupo Enel acelerará el cierre de su última planta de carbón en Chile

El cierre de las centrales a carbón se enmarca en un plan de descarbonización de la matriz energética chilena, medida adoptada por el Gobierno en junio de 2019. EFE/Manuel Araneda/Arhivo
El cierre de las centrales a carbón se enmarca en un plan de descarbonización de la matriz energética chilena, medida adoptada por el Gobierno en junio de 2019. EFE/Manuel Araneda/Arhivo

Santiago de Chile, 28 may (EFE).- El Grupo Enel informó este jueves de que decidió adelantar el cierre de la última planta generadora a carbón que el conglomerado posee en Chile, la Central Bocamina.
El holding italiano solicitará formalmente a la Comisión Nacional de Energía de Chile la autorización para el cese de operaciones de las unidades generadoras Bocamina I y Bocamina II, ambas pertenecientes a la planta generadora del mismo nombre, ubicada en la ciudad de Coronel (530 kilómetros al sur de Santiago).
La empresa tiene planeado acelerar el cierre de Bocamina I a más tardar el 31 de diciembre de este año, mientras que el cese de Bocamina II se efectuaría a más tardar al 31 de mayo de 2022.
"Seremos la primera compañía generadora eléctrica en Chile en retirarse plenamente de la generación a carbón, al tiempo que continuamos construyendo de forma segura la capacidad renovable, con beneficios concretos desde un punto de vista medioambiental, económico y social", dijo Antonio Cammisecra, director global de Power Generation de Enel, según recogió un comunicado de la compañía.
El cierre de las centrales a carbón se enmarca en un plan de descarbonización de la matriz energética chilena, medida adoptada por el Gobierno en junio de 2019.
El Plan Nacional de Descarbonización contemplaba originalmente el cierre de la unidad generadora Bocamina I para antes de 2023 y el cese de operaciones de Bocamina II a más tardar en el año 2040.
De ser aprobada la iniciativa del Grupo Enel, el conglomerado se transformaría en la primera compañía generadora eléctrica en desligarse del carbón.
Esta acción se enmarca en el objetivo del holding de eliminar completamente el carbón de su matriz generadora a 2050. Sin embargo, de adoptarse la nueva medida propuesta, dicho objetivo se cumpliría en 2030.
Como parte del proceso de descarbonización que lleva a cabo el grupo en Chile, Enel está planeando completar alrededor de 2 GW de capacidad renovable en el país hacia 2022, la mitad de la cual ya se encuentra en construcción, según el comunicado.
"El valor libro neto de las dos unidades de Bocamina asciende a aproximadamente 790 millones de euros" (unos 875 millones de dólares) "a nivel del Grupo Enel, incluidos los costos de desmantelamiento", indica la nota.
POSIBLE DETERIORO DE ACTIVOS
La decisión podría implicar el reconocimiento de un deterioro de los activos involucrados por un monto de hasta el valor contable neto mencionado anteriormente.
Cualquier pérdida por deterioro derivado de la esperada interrupción de la generación por las dos unidades de Bocamina no afectaría en ningún caso la política de dividendos de Enel, que se basa en un pago proporcional al ingreso ordinario neto del Grupo que no se vería afectado por dicho deterioro, dijo la empresa.
En Chile, Enel es la compañía eléctrica más grande en cuanto a capacidad instalada se refiere, además de estar presente en Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Panamá y Perú.
El conglomerado cuenta en el país austral con tres filiales: Enel Chile, Enel Generación Chile y Enel Green Power. Esta última es el mayor jugador privado de energías renovables en el mundo.

MAS NOTICIAS