Rohani exhorta a "cooperar" a diputados de nuevo Parlamento iraní

El presidente Hasan Rohani exhortó este miércoles a los diputados iraníes a "cooperar" con su gobierno durante la sesión inaugural del Parlamento fruto de las elecciones legislativas de febrero, ganadas por los conservadores hostiles a su política.

"Espero que durante el año que le queda a este gobierno [antes de las presidenciales de 2021] logremos cooperar y trabajar juntos", declaró Rohani ante la "Majlis" (asamblea en persa).

La 11ª legislatura tras instaurarse la República islámica en 1979 se inicia cuando la actividad económicas del país, duramente afectada por la pandemia de covid-19, vuelve gradualmente a la normalidad.

En la asamblea se dejó un asiento vacío entre cada legislador pero en general no llevaban mascarillas.

Rohani, a quien la Constitución impide bregar por un nuevo mandato en 2021, instó a los parlamentarios, colectiva e individualmente, a poner el "interés nacional por delante de los intereses particulares", "de partidos" o "circunscripciones".

Pese a fuertes tensiones con la oposición conservadora y ultraconservadora (ahora con mayoría parlamentaria), el presidente, que se muestra moderado, defendió lo hecho por su gobierno desde su primera elección, en 2013.

- Promesas incumplidas -

Para muchos observadores, la abstención récord en las elecciones de febrero (menos del 43% de participación) traduce el desencanto de la población ante las promesas incumplidas.

La firma, en 2015, del acuerdo internacional sobre la energía nuclear iraní en Viena, aumentó las esperanzas de una recuperación económica y de que el país se abriera al mundo tras años de aislamiento.

Pero estas esperanzas se hundieron rápidamente, quedando sepultadas por la retirada estadounidense del acuerdo de Viena en 2018 y el restablecimiento de las sanciones económicas, sumiendo al país en una recesión brutal, que solo este año reduciría en un 6% más el PIB, según el FMI.

La indiferencia de los electores, unas semanas después del desastre (176 muertos) del avión ucraniano derribado el 8 de enero en Teherán --que provocó una gran crisis de confianza hacia el gobierno--, y la descalificación de miles de candidatos reformadores hizo surgir un Parlamento dominado por los conservadores.

Ahora, la pregunta es saber qué cooperación será posible entre el ejecutivo y este nuevo Parlamento.

La elección, el sábado, del presidente del nuevo hemiciclo, brindará una idea del equilibrio de fuerzas entre conservadores, muchos favorables a continuar con el acuerdo de Viena, y que podrían entenderse con el gobierno en ciertos asuntos, y ultraconservadores, opositores acérrimos de Rohani.

Quedarían cuatro candidatos aún en liza: Mohamad Bagher Ghalibaf, conservador, exalcalde de Teherán, Hamid-Reza Hajibabai y Chamsedin Hoseini, ministros del expresidente ultraconservador Mahmud Ahmadinejad (2005-2013), y Mostafa Mir-Salim, candidato presidencial en 2017, partidario de una línea dura contra la "invasión cultural" occidental.

Según informaciones de la prensa, el resultado es aún incierto.

Según analistas, Rohani "tiene claro que sus adversarios políticos no podrán ser controlados como en legislaturas anteriores".

Rohani hizo alarde ante los diputados del manejo de la crisis sanitaria por su gobierno, fuente "de orgullo para su pueblo", considerando que Irán está "entre los países exitosos" frente al coronavirus.

El Parlamento iraní cuenta con 290 diputados, de los cuales 268 estuvieron presentes. En la primera ronda se eligieron 279 (17 mujeres), y quedan por definirse 11 escaños en una segunda vuelta postergada para septiembre por la pandemia.

De los diputados elegidos en la primera vuelta, dos, un hombre y una mujer, fallecieron por covid-19, y nueve fueron descalificados, aunque todavía no se sabe si estos escaños se renovarán en septiembre.

El balance oficial de este miércoles era de 7.564 muertos sobre 141.591 personas contaminadas por el nuevo coronavirus. En el exterior y en el propio Irán muchos dudan de estas cifras.

mj/feb/age/pc

MAS NOTICIAS