La CIDH alerta de crisis sanitaria en etnia amazónica afincada en Lima

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) expresó este miércoles su preocupación por la crítica situación de una comunidad amazónica afincada en Lima donde 475 personas dieron positivo a pruebas de COVID-19.

La organización alertó en un comunicado sobre la situación sanitaria que actualmente enfrenta la Comunidad Indígena Urbana de Cantagallo en Perú y pidió al gobierno peruano que brinde especial atención a estas familias.

Tras la realización de pruebas rápidas el 12 de mayo, el 73% de la población de indígenas shipibo-konibo que viven esta comunidad en el distrito limeño del Rímac dio positivo por COVID-19, según la CIDH, un órgano de la Organización de los Estados Americanos.

En Cantagallo viven unos 2.000 integrantes de la etnia Shipibo-konibo.

Tras confirmarse los contagios, las autoridades desinfectaron las rústicas casas de 228 familias.

La comunidad amazónica cumple una cuarentena de dos semanas desde entonces para evitar riesgos de mayores contagios y propagación de la enfermedad.

Soldados del Ejército peruano vigilan además el acceso y salida a la comunidad.

Las autoridades instalaron baños portátiles ante la falta de acceso a servicios básicos, como agua y desagües, de esta comunidad.

Hasta fines de abril, sus habitantes aseguraban no registrar contagios de COVID-19. Ellos lo atribuían a las medicinas naturales que utilizan.

Los miembros de la comunidad emigraron a Lima en 1990, huyendo de la guerrilla maoísta de Sendero Luminoso y la castrista del MRTA, derrotadas militarmente hacia fines de esa década.

Los Shipibo Conibo son un grupo étnico de la Amazonía, que se distribuye en 153 comunidades a lo largo del río Ucayali, en la selva central peruana.

cm/fj/gma

MAS NOTICIAS