La bronca política desluce el luto por las víctimas de la COVID-19 en España

El ministro del interior, Fernando Grande Marlaska, durante la sesión de control al Ejecutivo que este miércoles acoge el Congreso en medio de la nueva polémica suscitada en el Ejecutivo tras la destitución del jefe de la Guardia Civil en Madrid y la inesperada renuncia del número dos del instituto armado. EFE/Chema Moya
El ministro del interior, Fernando Grande Marlaska, durante la sesión de control al Ejecutivo que este miércoles acoge el Congreso en medio de la nueva polémica suscitada en el Ejecutivo tras la destitución del jefe de la Guardia Civil en Madrid y la inesperada renuncia del número dos del instituto armado. EFE/Chema Moya

Madrid, 27 may (EFE).- España inició este miércoles diez días de luto oficial por los muertos del coronavirus, 27.118 hasta el momento, con un respetuoso minuto de silencio en su memoria, que dio paso en el Congreso a una sesión bronca con insultos y descalificaciones entre representantes del Gobierno y la oposición.
El luto nacional fue sido motivo de polémica durante los meses críticos de la pandemia, ya que la oposición lo ha reclamado desde casi el primer momento mientras que el jefe del Ejecutivo, el socialista Pedro Sánchez, ha preferido esperar a que fuera remitiendo la enfermedad y con el país ya en fase de desconfinamiento.
A pesar de todo, representantes de las instituciones del Estado, con el rey a la cabeza, entidades públicas y privadas, organizaciones sociales y políticas y ciudadanos participaron hoy en el homenaje a los fallecidos.
Igualmente pararon presidentes regionales y alcaldes en un homenaje institucional que recorrió todo el país. Los trabajadores de la Agencia Efe también se sumaron al minuto de silencio.
Durante el período de duelo, el más largo de la democracia española, la bandera nacional ondeará ininterrumpidamente a media asta en la zona exterior de todos los edificios públicos, buques de la Armada y representaciones y misiones oficiales españolas en el extranjero, y en el interior de los inmuebles tendrá prendido un crespón negro.
EL SILENCIO EMOCIONADO DE LOS SANITARIOS
Significativo y emocionante especialmente fue el silencio de los profesionales sanitarios a las puertas de los hospitales, que estuvieron desbordados y desesperados por la avalancha de casos durante varias semanas y también fueron los más expuestos al contagio por la falta o mala calidad de los equipos de protección personal cuando la epidemia avanzaba imparable.
Unos 52.000 sanitarios han dado positivo por COVID-19 desde el inicio de la pandemia en España y 70 han fallecido.
HOMENAJE Y TENSIÓN EN EL CONGRESO
También el Congreso español interrumpió su actividad para sumarse al homenaje a las víctimas y acompañar a los familiares en el sentimiento.
"Todos nos sentimos huérfanos de tantos de nuestros mayores", dijo la presidenta de la cámara legislativa, Meritxell Batet, en alusión a los miles de fallecidos de más edad, ya que aproximadamente el 70 por ciento de los muertos vivían en residencias de ancianos.
Ese fue de los pocos momentos en los que reinó la calma entre los representantes del Gobierno y la oposición, muy pocos en los escaños debido al distanciamiento sanitario obligatorio, pero suficientes para que en la sesión se escucharan insultos y descalificaciones de alto calibre, sobre todo las dirigidas contra el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias.
Ejemplo del tenso ambiente fue la intervención de la portavoz parlamentaria del conservador Partido Popular (PP), el principal de la oposición, Cayetana Álvarez de Toledo, que llamó a Iglesias "hijo de terrorista".
Un tono también empleado hoy por Santiago Abascal, líder del ultraderechista Vox, en Twitter, donde calificó de "plañideras sinvergüenzas" a Iglesias y al presidente del Gobierno, el socialista Pedro Sánchez.
La tensa sesión venía precedida por la polémica sobre un informe elaborado por la Guardia Civil sobre las supuestas responsabilidades penales de las autoridades sanitarias con las muertes y contagios por coronavirus en España que llevaron al cese este lunes del jefe del cuerpo armado en Madrid, el coronel Diego Pérez de los Cobos.
Mientras, el Gobierno trata de consolidar una nueva prórroga de 15 días del estado de alarma decretado el 14 de marzo para frenar la expansión del coronavirus antes de completar el desconfinamiento total del país.
Para ello, Sánchez espera contar de nuevo con los votos del partido Ciudadanos (liberal), como en las dos anteriores ocasiones, pero por si esta vez no consiguiera el apoyo de Congreso ya trabaja en una alternativa que le permita mantener el control sobre el plan de desconfinamiento.
SIGUEN BAJANDO LAS CIFRAS
Las últimas cifras ofrecidas por el Ministerio de Sanidad animan a pensar en el regreso a la normalidad después de los meses más duros de confinamiento.
Según el Ministerio, las muertes registradas en las últimas 24 horas fueron 39, y los nuevos casos notificados 231, 37 más que ayer. En total el número de fallecidos en España desde el inicio de la pandemia asciende por ahora a 27.118 y la de contagios a 236.769.
Barcelona y Madrid siguen siendo las zonas con una mayor incidencia aunque con unas cifras ya muy bajas.
Alida Juliani

MAS NOTICIAS