Paraguay: el triste retorno a casa de 25.000 repatriados en tiempos de pandemia

Bajo la mirada desconfiada de sus compatriotas, más de 25.000 paraguayos se disponen a retornar al país huyendo de la pandemia del coronavirus, que por sus efectos sobre la economía global les hizo perder sus trabajos en Argentina, Brasil, España y Estados Unidos.

"Deben ser más de 25.000 personas. Esta estimación podría quedar muy corta", expresó a la AFP el asesor de asuntos internacionales del gobierno de Paraguay, Federico González.

El gobierno interesó al sector hotelero para albergarlos al quedar sobrepasadas las instalaciones militares.

Son las únicas más seguras contra el boicot y la violencia de grupos vecinales que arremeten contra estas posadas de emergencia donde se incuba, según ellos, el contagio.

"Sin la creación de medio centenar de albergues para repatriados, esto ya se hubiera descontrolado totalmente", dijo González.

Hasta el momento, el gobierno recibió a 3.500 repatriados y la misma cantidad ya está inscrita en un nuevo listado.

- Procedencia: Brasil -

De los repatriados, 85% proviene de Brasil, uno de los países más afectados por la pandemia, con más de 17.000 decesos y con el cual Paraguay comparte una extensa frontera.

"Muchos escapan de la epidemia, otros tantos quedaron desempleados en Argentina, Brasil, España o Estados Unidos. Varios centenares son estudiantes o personas enfermas que recibieron tratamiento en esos países", precisó González.

A su drama personal, se suma la discriminación que sufren los recién llegados.

Ya se registraron albergues con los portones marcados a balazos por desconocidos o quemados, o cuyos caminos fueron bloqueados.

"Es el temor que rodea a la epidemia", sostuvo el médico Guillermo Sequera, director de Vigilancia de la Salud, quien lamenta el repudio a los repatriados que "eran los que enviaban (a Paraguay) las remesas de sus ganancias en el exterior".

Paraguay reportó desde el comienzo de la crisis el 10 de marzo y hasta el martes, 11 muertos y 829 casos positivos, uno de los balances más bajos de la pandemia en América Latina.

- Cierre de fronteras -

Dotado de un sistema de salud muy vulnerable, Paraguay tomó de entrada determinaciones drásticas, remarcó el martes el presidente Mario Abdo Benítez.

En su alocución ante la 73 asamblea de la Organización Mundial de la Salud que se celebró en forma virtual, Abdo recordó que decidió, de inmediato, cerrar las fronteras y suspender las clases.

"Esa fue nuestra estrategia. Se postergó el ingreso de connacionales. Ellos tardaron mucho tiempo para entrar", luego de ceñirse a estrictos protocolos sanitarios.

Pero el presidente paraguayo aseguró que la economía no paró del todo. "Muchos sectores siguieron operando bajo estrictas medidas sanitarias, tal como las obras públicas y el sector agrícola".

Ante la ola de repatriaciones, los Ministerios del Trabajo y de Industria y Comercio lanzaron una campaña de reinserción laboral que parte de los mismos albergues.

"Hemos conformado una bolsa de trabajo en coordinación con el sector privado", subrayó González.

La crisis ya causó la pérdida de unos 300.000 puestos de trabajo, según el director de Empleo, Enrique López.

hro/nn/lda

MAS NOTICIAS