Astronautas de EE.UU. llegan a Florida para el primer viaje tripulado en nueve años

Fotografía cedida este miércoles por la NASA donde aparecen los astronautas Bob Behnken (i) y Doug Hurley (2-i), mientras saludan junto al administrador de la NASA, Jim Bridenstine (2-d), y el director del Centro Espacial Kennedy, Bob Cabana (d), a su llegada a las instalaciones en Cabo Cañaveral (Florida). EFE/Bill Ingalls/NASA
Fotografía cedida este miércoles por la NASA donde aparecen los astronautas Bob Behnken (i) y Doug Hurley (2-i), mientras saludan junto al administrador de la NASA, Jim Bridenstine (2-d), y el director del Centro Espacial Kennedy, Bob Cabana (d), a su llegada a las instalaciones en Cabo Cañaveral (Florida). EFE/Bill Ingalls/NASA

Miami, 20 may (EFE).- Los astronautas de la NASA Bob Behnken y Doug Hurley llegaron este miércoles al Centro Espacial Kennedy de Cabo Cañaveral (Florida), una semana antes del primer viaje espacial tripulado que despegará desde suelo estadounidense en casi una década.
Desde el 4 de julio de 2011, cuando se canceló el programa de transbordadores espaciales de los Estados Unidos, ningún astronauta había puesto sus pies en Cabo Cañaveral para prepararse antes de un despegue espacial, algo que cambiará el próximo 27 de mayo cuando "se marcará una nueva era en los vuelos espaciales".
"Es un momento increíble para la NASA y para el programa espacial. Volver a despegar desde Florida en una semana desde hoy es algo increíble y nos sentimos honrados de poder participar en algo así", dijo Hurley en una rueda de prensa a su llegada a Florida.
Durante todos estos años las misiones de la agencia despegaban desde las plataformas de lanzamiento de Rusia, pero ahora lo harán a bordo del transbordador espacial Crew Dragon de la compañía SpaceX.
La NASA se propone desarrollar los vuelos espaciales comerciales junto a socios privados y para conseguirlo enviará a estos dos astronautas a la Estación Espacial Internacional.
Behken y Hurley serán los encargados de probar tanto el sistema de vuelo, transbordador y elementos de lanzamiento de la compañía fundada por el magnate Elon Musk.
OBJETIVO LA LUNA
Tanto la NASA como Musk tienen en mente avanzar hacia la exploración espacial para volver a poner al ser humano en la Luna en 2024 y llegar a Marte en 2030.
Durante la próxima semana Behnken y Hurley continuarán con los preparativos del lanzamiento y la "estabilización sanitaria del vuelo" que ya iniciaron hace una semana en el Centro Espacial Johnson de Houston (Texas), desde donde viajaron este miércoles.
"Estamos emocionados de estar aquí. Es un momento único para ser astronauta con el nuevo transbordador que volaremos. Como graduados si nos hubieran preguntado una cosa que querríamos hacer en nuestra carrera sería estar a bordo de transbordador espacial nuevo", reiteró Behnken.
Después de más de cinco años de trabajo los astronautas podrán vestir sus trajes espaciales y subirse al transbordador para concluir un trabajo que para Hurley se ha realizado "con bastante rapidez".
"Es un vehículo increíble, desde el punto de vista tecnológico es una cápsula pionera y estamos emocionados de estar en una transbordador espacial real y no en un simulador", añadió.
El administrador de la NASA, Jim Bridenstein, señaló el desafío que supone llevar a cabo este lanzamiento durante la pandemia del SARS-CoV-2, pero aseveró que la NASA ha trabajado en "otros momentos duros" como ocurrió en los años 60 durante la guerra de Vietnam.
"El país estaba divido de una forma como nunca antes la habíamos visto, y al mismo tiempo la NASA pudo unificar a los Estados Unidos de América y al mundo entero cuando Neil Amstrong y Buzz Aldrin aterrizaron en la Luna", detalló Bridenstein.
Esta será la quinta ocasión en la historia del país en la que se enviará a astronautas nacionales al espacio con un vehículo completamente nuevo, tal como ocurrió misiones como Gemini, Mercury y Apollo.
UNA RENUNCIA POR SORPRESA
Sin embargo, el equipo tendrá que afrontar un último desafío ya que el director de misiones tripuladas de la agencia aeroespacial estadounidense, Doug Loverro, renunció el pasado lunes a su puesto citando "un error de juicio", que no explicó.
Laverro deja la NASA después de seis meses en el cargo e indicó en un mensaje distribuido a todo el personal de la Agencia que "los riesgos que asumimos, sean técnicos, políticos o personales, tienen todos consecuencias potenciales si los juzgamos de manera equivocada".
Por el momento, se desconocen las razones de su renuncia, la misión sigue su curso previsto y el despegue se producirá a las 16:33 hora local (20:33 GTM).

MAS NOTICIAS