Londres acusa a la UE de proponer un acuerdo posbrexit de "baja calidad"

El gobierno británico acusó el martes a la Unión Europea de hacer propuestas de "baja calidad" en la negociación de sus nuevas relaciones comerciales tras el Brexit e instó a Bruselas a ceder para llegar a un acuerdo rápidamente.

El principal negociador británico, David Frost, reprochó a su homólogo europeo, Michel Barnier, que la UE no ofrece una "relación de libre comercio justa entre socios económicos cercanos".

Por el contrario, la propuesta que se puso sobre la mesa es "un acuerdo comercial de relativamente baja calidad acompañado de una supervisión sin precedentes por la UE de nuestras leyes e instituciones", escribió en una carta de cuatro páginas.

La tercera ronda de conversaciones, realizadas por videoconferencia debido a la pandemia de coronavirus, terminó la semana pasada.

Ambas partes se quejaron del bloqueo en áreas clave como el acceso de la UE a los caladeros de pesca británicos y las normas de competencia leal.

"La UE quiere que obedezcamos las reglas de su club aunque ya no seamos miembros", dijo por su parte el ministro del Gabinete, Michael Gove, ante el Parlamento.

Sin embargo, aseguró que todavía es posible alcanzar un acuerdo de libre comercio siempre que la UE abandone su "refugio ideológico" y reconozca al Reino Unido "como un igual soberano".

Tras un año de aplazamientos y caos político, el Reino Unido salió de la Unión Europea a finales de enero.

El país entró entonces en un periodo de transición que termina el 31 de diciembre pero puede ser ampliado hasta dos años más.

Durante este periodo nada cambia realmente, para permitir a Londres y Bruselas negociar su futura relación en materia de comercio y seguridad.

Dificultadas por la pandemia, las negociaciones están bloqueadas en varias cuestiones importantes.

Aún así, Londres sigue determinado a no pedir una prolongación, con la esperanza de presionar a la UE para alcanzar un rápido acuerdo en lo que queda de año.

Downing Street divulgó la carta de Frost a Barnier tras publicar sus borradores legales utilizados en las negociaciones y un nuevo régimen tarifario para enero de 2021 que se aplicará a países con los que no tiene acuerdo comercial y que recorta aranceles por unos 62.000 millones de libras (69.000 millones de euros), según los ministros.

Barnier respondió que la UE no tiene intención de dar marcha atrás: "en la próxima ronda, debemos lograr avances más tangibles en todas las áreas", tuiteó.

phz-acc/mb

MAS NOTICIAS