Perú solo conocerá el real impacto del COVID-19 cuando culmine la epidemia

El Ministerio de Salud (Minsa) de Perú señaló que ya se han realizado 605.383 pruebas, entre rápidas y moleculares, y que los casos positivos llegan a 84.495, con 3.891 nuevos detectados. EFE/Sergi Rugrand/Archivo
El Ministerio de Salud (Minsa) de Perú señaló que ya se han realizado 605.383 pruebas, entre rápidas y moleculares, y que los casos positivos llegan a 84.495, con 3.891 nuevos detectados. EFE/Sergi Rugrand/Archivo

Lima, 15 may (EFE).- El Gobierno de Perú aseguró este viernes que las cifras reales del impacto del COVID-19, que este viernes se acercaron a los 85.000 casos detectados y 2.400 fallecidos, solo se conocerán cuando concluya la epidemia en el país. Tanto el presidente Martín Vizcarra como la exministra Pilar Mazzetti, jefa del equipo especial que dirige las operaciones contra la enfermedad, señalaron que los datos oficiales que se ofrecen son reales y se basan en casos diagnosticados, con lo que descartaron cualquier intento de manipulación estadística. Vizcarra y Mazzetti se pronunciaron de esa manera después de que el portal de investigación Ojo Público denunciara este jueves que los fallecidos en la región amazónica de Loreto son nueve veces más que los anunciados oficialmente y ya superan los 800. Mientras se mantiene abierto ese debate, las autoridades sanitarias reportaron un incremento cercano a los 4.000 casos y más de cien nuevos decesos, lo que mantuvo el alto impacto de la epidemia en el país. ÚLTIMOS DATOS El Ministerio de Salud (Minsa) señaló que ya se han realizado 605.383 pruebas, entre rápidas y moleculares, y que los casos positivos llegan a 84.495, con 3.891 nuevos detectados. De total de infectados, 7.085 permanecen hospitalizados, al sumarse 144 en las últimas horas, 851 de ellos en unidades de cuidados intensivos (UCI) del país. Las víctimas mortales ascendieron a 2.392, con 125 decesos más desde el anterior informe, lo que también mantuvo en 2,8 % la tasa de mortandad en relación con el total de detectados. Los recuperados llegaron a 27.147, al sumarse 1.996 nuevas personas que fueron dadas de alta o culminaron su período de cuarentena domiciliaria. Mientras que Lima y el Callao reúnen un total de 61.323 casos y 976 fallecidos, la situación crítica se agudizó en regiones norteñas como Lambayeque, Piura y Loreto, que reportan 9.586 casos y 909 fallecidos, en total. La situación opuesta se presenta en las sureñas Moquegua y Apurímac, que no tienen fallecidos, mientras que las vecinas Puno y Huancavelica suman un deceso en cada caso. INFORMACIÓN REAL El presidente Martín Vizcarra visitó este viernes los laboratorios del Instituto Nacional de Salud (INS), en Lima, tras lo cual aseguró que su Gobierno está dando información "real" sobre la epidemia en el país. "Tenemos los verificados que han fallecido por COVID-19 pero, como sabemos, al día muere mucha gente más por diferentes tipos de enfermedades y circunstancias", matizó. Acotó que "cuando no hay la verificación se registra, pero no están en la lista de fallecidos por COVID-19" y que en el futuro se hará "una verificación" de esas cifras, pero ahora se está "llevando un registro real de los fallecidos que han sido confirmados". El gobernante destacó que en Perú ya se han realizado más de 605.000 pruebas para detectar la enfermedad y dijo que eso también lleva a que se diagnostiquen unos 4.000 casos nuevos por día. "Esta semana hemos hecho entre 25.000 y 30.000 pruebas, solo anteayer fueron 33.000. Estamos haciendo un esfuerzo grande y vamos a continuar", remarcó. Tras recordar que se comenzó con 200 a 300 pruebas por día, reiteró que dos meses después se ha llegado a "un pico" de la enfermedad, que será seguido por una lenta disminución de los casos. Vizcarra anunció, finalmente, que su Gobierno ha comprado un nuevo lote de pruebas, que se sumará a otras 127.000 moleculares entregadas por la Organización Panamericana de la Salud (OPS). IMPACTO DE LA EPIDEMIA Al ofrecer mayores detalles sobre los datos oficiales, Pilar Mazzetti dijo que mientras estos solo registran las muertes de los casos demostrados con una prueba positiva, el sistema de defunciones incluye a todas las personas que fallecen durante el período. "Si una persona muere por un infarto en el contexto de la pandemia, el diagnóstico será por COVID-19. Eso es lo que se hace en las pandemias, en todos los países existe la muerte con diagnóstico de tipo examen auxiliar y el exceso de muerte -un término técnico-, que incluye las muertes ocurridas durante el brote", acotó. La funcionaria aseguró que "cuando todo se calma, se reconstruirá ese exceso de muerte y se analizará cual es la verdadera causa del deceso". Al referirse a la situación en Loreto, dijo que la gran cantidad de infectados también comprende a personal médico y técnico, lo que dificulta el registro de los fallecimientos y la determinación de las causas del alto impacto que tiene la epidemia en la zona. "Eso habrá que investigarlo, y analizar con calma qué es lo que está sucediendo", sostuvo antes de recordar que sistemas de salud de países desarrollados como Canadá, Inglaterra o España también entraron en crisis por el azote de la pandemia.

MAS NOTICIAS