El caos tributario que espera a los súper ricos en el extranjero

(Bloomberg) -- Mark Davies está acostumbrado a volar alrededor del mundo, y generalmente visita Ginebra y Mónaco todos los meses en su trabajo como asesor fiscal para los súper ricos.

Ahora está encerrado en su casa en el suroeste de Londres debido a la pandemia de coronavirus, que está causando estragos en su negocio y los planes impositivos de sus clientes, igualmente acostumbrados a andar por el mundo.

“La pandemia significa que ahora tenemos personas atrapadas en el Reino Unido que no tenían la intención de estar aquí, y personas que sí querían estar aquí y no pueden”, dice. “Va en ambos sentidos”.

A medida que los países han cerrado fronteras, algunas personas se enfrentan a situaciones fiscales inesperadamente complejas. Entre ellas se incluye la posibilidad de mayores gravámenes por pasar demasiados días en el exterior, o tener que cancelar planes para obtener exenciones fiscales mudándose al extranjero.

No son solo los viajes internacionales los que plantean riesgos fiscales. La cuestión de las complicaciones fiscales también se avecina para las miles de personas en Estados Unidos que han cruzado las fronteras estatales para refugiarse en casas de vacaciones o con sus parientes.

Residencia fiscal

Australia, el Reino Unido y Singapur han emitido pautas para aliviar las preocupaciones sobre la residencia fiscal para las personas atrapadas por el virus, pero están lejos de ser garantías a prueba de fallas. E incluso mientras EE.UU. y Europa siguen a las naciones asiáticas en la eliminación gradual de las restricciones de confinamiento, la posibilidad de que los viajes globales vuelvan a los niveles previos a la pandemia sigue lejos en el futuro.

“No llegará a su fin en el corto plazo”, asegura Simon Goldring, socio de la firma de abogados con sede en Londres McDermott Will & Emery. “Habrá personas atrapadas en diferentes jurisdicciones que inadvertidamente se convierten en residentes allí”.

Pasar más de seis meses en un país generalmente convierte a alguien en residente fiscal, aunque la ubicación de hogares permanentes y vínculos familiares, historias de viajes y fuentes de ingresos también son factores. La determinación de la residencia fiscal es complicada, aún más cuando cada país aplica criterios diferentes.

Las naciones también tienen pactos fiscales con otros países que anulan las leyes nacionales y se aplicarían a disputas de residencia en ausencia de disposiciones sobre la pandemia. Resolver los problemas de impuestos por el coronavirus será un proceso estresante y costoso para algunos. Goldring dijo que movió a un cliente a través de Italia y Francia este año para asegurarse de que no superara los umbrales de residencia del Reino Unido.

Escrutinio del IRS

Hay miles, “si no decenas de miles” de personas, varadas en Estados Unidos, muchas de las cuales se enfrentan a una gran cantidad de escrutinio fiscal adicional del Servicio de Impuestos Internos (IRS, por sus siglas en inglés), afirma Paul Sczudlo, abogado del equipo de clientes privados de Withersworldwide.

Por lo general, los extranjeros pueden pasar hasta 183 días en EE.UU., contados en un solo año o en el transcurso de tres utilizando una fórmula de promedio ponderado, antes de que se les requiera pagar el impuesto sobre la renta.

El IRS extendió el umbral en 60 días adicionales el mes pasado, pero incluso eso podría no ser suficiente para proteger a las personas que llegaron en otoño o principios de invierno de otros estados y no han podido regresar a sus hogares.

Los dueños de negocios que se encuentren incapaces de abandonar el país y convertirse en residentes fiscales de facto estarán enganchados con el impuesto a las ganancias corporativas de Estados Unidos en cualquier compañía extranjera en la que posean una mayoría.

“Hay una amplia gama de posibles impactos en las familias”, dijo Sczudlo. “Podría afectar las cuentas de jubilación, los fideicomisos y los arreglos patrimoniales”.

Como mínimo, se enfrentarán a una montaña de papeleo adicional para garantizar que divulguen adecuadamente sus posiciones, asegura. De lo contrario, corren el riesgo de multas potencialmente grandes, calculadas como un porcentaje de los activos de ciertas entidades.

Nueva York, por ejemplo, considera a cualquier persona que pase más de 183 días en el estado como residente y, por lo tanto, obligado a pagar su impuesto sobre la renta relativamente elevado.

Nueva York no ha emitido una guía oficial sobre cómo planea tratar a los refugiados por el virus fuera del estado, pero los contadores aconsejan no esperar indulgencias. Cuando el huracán Sandy devastó las casas en el área en 2012, muchas personas se mudaron temporalmente a apartamentos en la ciudad de Nueva York mientras esperaban la reconstrucción y fueron gravadas en consecuencia.

‘Atrapados’

La pandemia también ha frustrado los planes de quienes esperan mudarse este año a un país con impuestos más bajos. En el pasado, millonarios como el magnate de acero Lakshmi Mittal y el propietario de Daily Mail, el Vizconde Rothermere, han hecho uso de exenciones de impuestos del Reino Unido sobre ganancias en el extranjero a cambio de un cobro anual.

Davies ha ayudado a personas adineradas a mudarse a Gran Bretaña desde España, Francia y América Latina, pero esa parte de su negocio ahora se está estancando.

“Todos están atrapados”, dice. “Todos dicen: tendremos que esperar y ver”.

Cuando los países reabran sus fronteras, los ricos pueden enfrentar aún más problemas impositivos por parte de los gobiernos que buscan recuperar los costos económicos de un virus que aumenta las preocupaciones mundiales sobre la desigualdad.

“Los impuestos solo irán en una dirección: arriba”, afirma Menna Bowen, socia de la firma de abogados Gunnercooke y asesora tributaria de Blu Family Office. “Alguien tiene que pagar por todo esto”.

Nota Original:Stranded Super-Rich Confront Tax Chaos After Virus Lockdowns (2)

©2020 Bloomberg L.P.

MAS NOTICIAS