La economía japonesa se enfrenta a una incertidumbre extrema, según el Banco de Japón

El Gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, usa una mascarilla durante el brote de coronavirus en una reunión trimestral de los gerentes de las sucursales regionales del Banco de Japón en Tokio, Japón, en esta foto distribuida por Kyodo el 9 de abril de 2020. Kyodo/vía REUTERS
El Gobernador del Banco de Japón, Haruhiko Kuroda, usa una mascarilla durante el brote de coronavirus en una reunión trimestral de los gerentes de las sucursales regionales del Banco de Japón en Tokio, Japón, en esta foto distribuida por Kyodo el 9 de abril de 2020. Kyodo/vía REUTERS

Por Leika Kihara

TOKIO, 9 abr (Reuters) - La incertidumbre sobre las perspectivas económicas de Japón es "extremadamente alta" ya que la pandemia del COVID-19 está lastrando la producción y el consumo, según dijo el gobernador del banco central Haruhiko Kuroda, que subrayó su disposición a tomar más medidas monetarias para evitar una profunda recesión.

Aunque las drásticas intervenciones de los bancos centrales en todo el mundo han aliviado en cierta forma las turbulencias en los mercados financieros, las tensiones en la financiación de las empresas han empeorado, dijo Kuroda el jueves en una reunión trimestral de los directores de las sucursales regionales del Banco de Japón.

"La propagación del coronavirus está teniendo un grave impacto en la economía de Japón debido a la disminución de las exportaciones, la producción, la demanda de turistas extranjeros y el consumo privado", dijo.

Japón registró 503 nuevas infecciones de coronavirus el miércoles, su mayor incremento diario desde el comienzo de la pandemia, cuando entró en vigor un estado de emergencia que otorga a los gobernadores una mayor autoridad legal para instar a la gente a quedarse en sus casas y a los negocios a cerrar.

En contraste con los rigurosos confinamientos en algunos países donde se imponen multas y se realizan detenciones por incumplimiento de las medidas, la aplicación de la ley en Japón se basará más en la presión social y en la arraigada tradición japonesa de respeto a la autoridad.

Este acto de equilibrio pone de relieve la dificultad que tienen las autoridades para tratar de contener el brote sin imponer un confinamiento obligatorio que podría asestar un duro revés a la economía.

Hideaki Omura, gobernador de la prefectura central de Aichi, dijo que declararía el estado de emergencia para su área el viernes.

(Información de Leika Kihara; traducido por Tomás Cobos)

MAS NOTICIAS