¿Doparse en el confinamiento? Quizás no es el momento ideal

La lucha antidopaje se ha visto muy afectada por la pandemia del nuevo coronavirus: los controles se han reducido bruscamente y los deportistas permanecen sin competiciones, confinados y con menos seguimiento. Pero según especialistas consultados por la AFP, este momento no parece el más propicio para recurrir a las sustancias prohibidas.

"¿Doparse en este momento? Cuando no se sabe para qué, no sirve para nada. No hay prevista ninguna competición, sería estúpido", estima Jean-Claude Vollmer, miembro de la nueva 'célula maratón' de la Federación Francesa de Atletismo.

Las dudas sobre si un momento de confinamiento era propicio para recurrir al dopaje parecen legítimas. Sobre todo teniendo en cuenta que el número de controles ha caído drásticamente y están completamente parados en países como Rusia o Canadá.

- Otras armas -

El presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), Witold Banka, recordó en declaraciones a la AFP que "los tests no son el único arma del que disponemos" y señaló que incluso hay otras "más fuertes", añadiendo que las investigaciones continúan su curso y que existe también el pasaporte biológico o el análisis de muestras a largo plazo.

"Hay menos controles y es verdad que si algunos tienen malas intenciones las van a conservar durante el confinamiento", admite Christophe Bassons, un exciclista que trabajo durante varios años en la Agencia Francesa de Lucha Antidopaje (AFLD).

Pero la ecuación es compleja, principalmente porque hay varias maneras de doparse.

"Alguien que quiere ganar masa muscular tomando anabolizantes puede hacerlo y luego no tendrá nada más que mantenerse", reconoce Christophe Bassons.

Una de las cuestiones delicadas es si los deportistas que quieran hacer trampas podrán aprovisionarse de productos dopantes.

"No hay que olvidar que cuando quieres tomar productos dopantes, tienes que tenerlos. Y en este momento es algo más complicado", subraya Bassons.

Por contra, sí que hay algo seguro: el dopaje sanguíneo, a través de EPO o de las autotransfusiones, que busca sobre todo aumentar las capacidades de resistencia de los deportistas, soporta mal el caos en el calendario provocado por la pandemia.

- Sin referencias -

"Un tramposo de altos vuelos va a definir un protocolo sobre un año. Sabe exactamente cuándo va a guardar sangre, cuándo va a hacer subir sus valores sanguíneos para estar al máximo y ser indetectable el día de una competición. Hay ya no hay referencias" por la ausencia de eventos, explica un actor destacado de la lucha antidopaje.

Esa opinión la comparte Jean-Claude Vollmer: "Los protocolos de dopaje están diseñados para una fecha concreta. Hacerlo para una hora de footing o dos horas de entrenamiento en casa no sirve para nada".

Para Jean-Jacques Menuet, el médico del equipo ciclista Arkea-Samsic, las preocupaciones están ahora en otra parte.

"Mi combate ahora es cómo hago para continuar el seguimiento (de los corredores) y manteniendo su moral", dice.

Porque incluso en confinamiento y con menos controles, los deportistas de alto nivel siguen sometidos a las restricciones que suponen las obligaciones de estar localizables para las agencias antidopaje de las que dependen, por lo que cualquier desplazamiento debería ser comunicado. Como si estuviéramos en un momento normal.

cto-arb-rg/dr/psr

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos