Médicos adoptan medicina promovida por Trump sin evidencia sólida de que funcione contra el COVID-19

Imagen de archivo del presidente Donald Trump, durante una conferencia de prensa con la fuerza de trabajo para contener la propagación del coronavirus, en la Casa Blanca, Washington, EEUU, Abril 5, 2020.  REUTERS/Joshua Roberts
Imagen de archivo del presidente Donald Trump, durante una conferencia de prensa con la fuerza de trabajo para contener la propagación del coronavirus, en la Casa Blanca, Washington, EEUU, Abril 5, 2020. REUTERS/Joshua Roberts

Por Michael Erman y Deena Beasley

NUEVA YORK/LOS ÁNGELES, 6 abr (Reuters) - Un medicamento con décadas de historia, que el presidente Donald Trump ha promovido insistentemente como una posible arma contra el COVID-19, se ha convertido en semanas en un estándar de atención en áreas de Estados Unidos afectadas por la pandemia, pero los médicos que lo recetan no tienen idea si funciona.

Los médicos y farmacéuticos de más de media docena de grandes sistemas de atención médica en Nueva York, Luisiana, Massachusetts, Ohio, Washington y California dijeron a Reuters que habitualmente usan hidroxicloroquina en pacientes hospitalizados con COVID-19.

Sin embargo, varios dijeron que no han visto evidencia de que el medicamento, usado durante años para tratar la malaria y los trastornos autoinmunes, tenga algún efecto sobre el virus.

El uso de hidroxicloroquina se ha disparado luego de que Estados Unidos se convirtió rápidamente en el epicentro de la pandemia. Más de 355.000 personas en el país han dado positivo para el nuevo coronavirus y más de 10.000 han muerto.

Enfrentados a los números y en ausencia de tratamientos eficaces conocidos, médicos de primera línea dijeron que comenzaron a usar hidroxicloroquina y la cloroquina relacionada en pacientes que se están deteriorando, porque algunos estudios pequeños sugieren un posible beneficio.

Algunos dijeron que habían sido presionados por los pacientes para usar las terapias ampliamente promocionadas por Trump y algunos de sus partidarios.

"Podría tomarla", dijo Trump el sábado, refiriéndose a la hidroxicloroquina, aunque ha dado negativo dos veces para el coronavirus, según la Casa Blanca. "Solo escuchamos cosas realmente positivas y continuamos recopilando los datos".

Los posibles efectos secundarios de la hidroxicloroquina incluyen pérdida de visión y problemas cardíacos.

Sin embargo, médicos entrevistados por Reuters dijeron que se sentían cómodos prescribiendo el medicamento por un período corto para pacientes con coronavirus, porque los riesgos son relativamente bajos y las terapias son económicas y generalmente están disponibles.

Sin embargo, los protocolos que indican cómo se deben usar estos fármacos varían de un hospital a otro, incluso cuándo recetarlos y si combinarlos con otros medicamentos.

Además, algunos estudios con resultados prometedores involucraron a pacientes que usaron la terapia para la enfermedad leve o en etapa temprana, por lo que es probable que muchas de esas personas se hayan recuperado por su cuenta.

Los pacientes ingresados en hospitales en Estados Unidos generalmente están mucho más enfermos que los casos leves citados en los estudios. Según los médicos, estos factores les han dificultado determinar si los medicamentos están marcando la diferencia.

"He visto a cientos de pacientes con COVID grave y la mayoría de estas personas toman hidroxicloroquina", dijo en un correo electrónico la doctora Mangala Narasimhan, directora regional de cuidados críticos de Northwell Health, un sistema de 23 hospitales en Nueva York.

"En mi opinión, aunque es muy temprano, no veo una mejora dramática de la hidroxicloroquina en estos pacientes".

El doctor Daniel McQuillen, especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital y Centro Médico Lahey en Burlington, Massachusetts, dijo que hasta ahora ha recetado un curso de hidroxicloroquina para unos 30 pacientes con COVID-19 porque el medicamento ha mostrado "un poco de actividad antiviral". Pero no ha visto una "mejoría marcada en los pacientes".

"Anecdóticamente, puede haber tenido un efecto limitado en pacientes con enfermedad más leve", dijo McQuillen. La terapia "no ha tenido efecto en limitar o ralentizar la progresión de nuestros pacientes que se encontraban en o cerca del nivel de la UCI cuando llegaron".

(Reportado por Michael Erman en Nueva York y Deena Beasley en Los Ángeles, Reporte adicional de Alison Frankel, Editado en español por Javier López de Lérida)

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos