A Sylvain Chavanel no le convence el aplazamiento de Tour de Flandes

Aunque el pelotón considera al Tour de Flandes -previsto en un principio para este domingo- como uno de los eventos principales del calendario ciclista, su probable aplazamiento al otoño cambia la perspectiva, según el excorredor Sylvain Chavanel, único ciclista galo en haber subido al podio en la prueba en el siglo XXI.

"¿Vale la pena?", se pregunta Chavanel, retirado del ciclismo desde finales de 2018. Confinado en su domicilio por la pandemia de coronavirus, vaticina las dificultades para sus antiguos colegas ("la temporada va a ser muy complicada para los que no corran el Tour", revela) y se muestra escéptico sobre el aplazamiento del Tour de Flandes al tramo final de la temporada, como es la idea de los dirigentes al ciclismo.

"El Tour de Flandes es en primavera (boreal) el apoteosis de las carreras en Bélgica tras Waregem, Harelbeke, etc. (...) Ahora no será el caso", afirma.

"La Milán-San Remo lanzaba mi periodo de clásicas. Después iba a Bélgica. Cuando atravesaba la frontera se me erizaba la piel. Estaba feliz de estar ahí", recuerda el corredor que pasó por Quick Step y Cofidis entre otros.

En la edición de 2011 fue segundo en un esprint a tres por detrás del vencedor, el belga Nick Nuyens, y por delante del suizo Fabian Cancellara.

- Desgaste mental -

Nueve años después, Chavanel sigue apreciando la prueba, el fervor del público. "Hay muchos entendidos", apunta. "¿Cómo será esta carrera única en octubre si es trasladada a esa fecha?", se pregunta con escepticismo.

"No será lo mismo, eso seguro", estima el francés. "Algunos corredores podrían tener desgaste psicológico. No es agradable estar confinado haciendo 'spin' (bicicleta estática), estar pendiente de no ganar peso, como es el caso ahora. Van a quedar desplumados, más mentalmente que físicamente".

El corredor, con varias victorias de etapa en el Tour de Francia, asocia el Tour des Flandes con el siguiente "monumento", la París-Roubaix, la otra gran carrera sobre adoquines siete días después: "Las dos son carreras muy particulares, para deportistas robustos. Hay que saber colocarse, rozarse, no tener miedo a rodar en condiciones difíciles, el viento, la lluvia. Están todos los ingredientes que son la base del ciclismo. No hay margen de error".

Este domingo será una versión virtual de la carrera lo que podrán ver los aficionados, bajo el formato de una hora con los 32 últimos kilómetros del recorrido para 13 corredores.

Greg Van Avermaet, Wout Van Aert, Oliver Naesen y sus colegas pedalearán sobre... rodillos de entrenamiento. Un consuelo edulcorado del evento que cada año, el primer domingo de abril, sitúa a Flandes en el panorama mundial.

jm/cha/ll/iga/mcd

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos