Medio millar de turistas franceses varados en Argentina esperan su repatriación

Cerca de medio millar de turistas franceses que quedaron varados en Argentina desde que se suspendieron los vuelos comerciales tienen previsto tomar el sábado un avión humanitario que los devolverá a su país, un regreso a casa que para muchos se convirtió en un calvario.

Desde la ciudad argentina de Ushuaia, tras atravesar 3.200 kilómetros en ómnibus y pasar cuatro fronteras, porque la ruta terrestre a Buenos Aires obliga a pasar por Chile, unos 50 turistas franceses llegaron a la capital tras cuatro días de viaje con la ilusión de abordar el avión que debía partir este viernes, contó a la AFP una fuente de la embajada de Francia.

Pero al ser postergado hasta el sábado el vuelo humanitario, sufrieron una larga espera arriba del ómnibus en el aeropuerto de Ezeiza (30 km al sur) hasta que finalmente fueron autorizados a trasladarse a un hotel donde pasar la noche, con la promesa de no salir de allí.

Según la fuente, a lo largo de su travesía, el grupo fue demorado "como 40.000 veces" por operativos policiales en los que se les tomaba la temperatura para constatar su estado de salud, una medida que se extremó con ciudadanos de origen europeo, epicentro de la pandemia por el nuevo coronavirus.

La misma suerte corrieron otras decenas de turistas llegados desde El Calafate, a 2.700 km al sur, y desde Santa Fe, (500 km al norte). Son parte del contingente de 445 pasajeros que se embarcará el sábado de regreso a Francia.

El resto llegará el mismo sábado desde otros destinos turísticos argentinos en autobuses despachados por la embajada, al haberse suspendido los vuelos domésticos.

"Son personas que están en Argentina desde hace más de 14 días varadas y en confinamiento y deberían ser tratadas de mejor manera", dijo la fuente que, sin embargo, destacó la colaboración de la cancillería argentina, los ministerios de Turismo y Seguridad y la alcaldía capitalina.

El 12 de marzo, el gobierno de Alberto Fernández suspendió por 30 días los vuelos internacionales provenientes de las zonas más afectadas por la pandemia del COVID-19, entre ellos los de países europeos. Solo se mantuvieron algunos vuelos para repatriar argentinos, finalmente suspendidos también.

A partir del 17 de marzo, los vuelos domésticos también se cancelaron casi en su totalidad.

"Cuando se suspendieron los vuelos, había 2.150 turistas franceses. En un primer momento, cuando aún había algunos vuelos comerciales, tratamos de que se fueran los más posibles, pero hace unos días aún quedaban unos 500 diseminados en el país", dijo la fuente diplomática.

Los argentinos están en aislamiento social obligatorio desde el 20 de marzo hasta al menos el 13 de abril y quien no lo cumple puede ser arrestado y fuertemente multado.

En Argentina ascienden a 1.265 los contagiados, de los cuales 37 fallecieron, según el último reporte oficial de la mañana de este viernes.

ls/nn/mps

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos