La incertidumbre económica de las federaciones tras aplazamiento de Tokio-2020

Algunas federaciones internacionales deportivas, ampliamente subvencionadas por el COI, se encuentran en dificultades económicas debido al aplazamiento de los Juegos de Tokio-2020 a 2021, pero también de sus propias competiciones y podrían pedir ayudas públicas.

"La situación es tensa y sombría": la opinión de un dirigente de una gran federación no es aislada.

De las 33 federaciones internacionales presentes en los Juegos Olímpicos de Tokio-2020, 28 deben recibir ayudas sustanciales del Comité Olímpico Internacional (COI), pero el aplazamiento de los Juegos podría conllevar el retraso de esos pagos. Los cinco nuevos deportes (karate, surf, skateboard, escalada y béisbol/sóftbol) del programa olímpico quedan fuera.

El maná olímpico, que había alcanzado un total de 520 millones de dólares en los Juegos de Rio-2016, "podría alcanzar el mismo nivel en los de Tokio o bajar", previene Andrew Ryan, director general de la Asociación de las Federaciones Internacionales Olímpicas de Verano (Asoif), encargada de la repartición de este dinero.

- Subvenciones -

Clasificadas en cinco grupos en función de su audiencia y de su importancia, las federaciones reciben subvenciones regresivas: unos 40 millones de dólares las más grandes (atletismo, natación y gimnasia); 25 para el Grupo 2 (ciclismo, baloncesto, voleibol, fútbol y tenis); 17 millones para el 3 (boxeo, remo, judo, tenis de mesa), 12 para el 4 (vela, canotaje, esgrima...) y 7 para el 5 (rugby, golf, pentatlón moderno).

Para las más grandes, como la FIFA -fútbol-, que dispone de 1.500 millones de dólares o la FIBA -básquetbol- (46 millones de dólares de reserva), las ayudas del COI representan una proporción reducida de sus ingresos, ínfima para la primera. Para otras es vital.

Para el conjunto de las federaciones, el aplazamiento de los Juegos tiene un efecto dominó, que conlleva la reprogramación de sus propias competiciones, de las que sacan lo esencial de sus ingresos. Es el caso de World Athletics, que ya anunció el aplazamiento a 2022 del Mundial de Eugene (Estados Unidos).

La Federación Internacional de Natación (FINA) deberá hacer lo mismo con su Mundial programado en 2021 en Fukuoka (Japón).

"Una edición del Mundial significa para nosotros diez millones de dólares. Si estos ingresos son aplazados total o parcialmente un año, tendremos grandes problemas, sobre todo si el dinero del COI, previsto para el próximo septiembre, no llega", afirma un dirigente federativo, que requirió el anonimato.

La Federación Internacional de Tenis de Mesa (ITTF), con sede en Singapur, "decidió reducir sus gastos y sus altos dirigentes propusieron bajar sus salarios", confía Matt Pound, director de marketing de este organismo.

La ITTF, que señala que "la mayoría de sus ingresos proceden de sus actividades comerciales y no de ayudas del COI", suspendió sus competiciones hasta junio. "Eso se traduce en una pérdida de ganancias que nos pone bajo presión financiera", añade.

"El COI terminará dando sus ayudas, pero lo que más pesa es la incertidumbre, sobre la celebración de nuestras competiciones y el mantenimiento o no de nuestros patrocinadores", añade Kim Andersen, presidente danés de World Sailing (vela).

- Adelantar los pagos -

Primera solución para las federaciones: "que el COI adelante sus pagos", señala Ryan.

Interrogado por la AFP, el COI afirma que "no es posible ahora evaluar el impacto global" del aplazamiento de los Juegos de Tokio. "Eso depende de un número de variables que están actualmente en estudio".

Según un dirigente de una federación, "el COI tratará caso por caso".

Otra opción es que las federaciones soliciten las ayudas públicas, puestas en marcha para hacer frente a la crisis del coronavirus, en Suiza, sede de muchas ellas, pero también en Gran Bretaña, donde tiene su base World Sailing.

"¿Las federaciones deportivas pueden tener ayudas de Suiza? La respuesta es sí, en principio", confirma a la AFP Philippe Leuba, consejero de Estado del cantón de Vaud, encargado de economía y deporte.

Las federaciones con base en Suiza pueden de este modo teóricamente pedir a su banco una línea de crédito de hasta 20 millones de francos suizos (20,7 millones de dólares), a una tasa de interés comprendida entre 0 y 1%, y garantizada por el Estado helvético.

ebe/psr/pm

MAS NOTICIAS