Expresidentes de Bolivia abogan por 200 compatriotas varados en Chile

Tres expresidentes bolivianos abogaron este martes por la situación de más de 200 compatriotas varados en Chile, cuyo regreso al país es impedido por el gobierno transitorio de Jeanine Áñez por la cuarentena nacional por el coronavirus.

Los ciudadanos bolivianos están instalados en carpas desde la semana pasada en la localidad fronteriza de Colchane.

"Los instrumentos internacionales de DDHH establecen que nadie podrá ser privado del derecho de ingresar a su propio país", dijo el expresidente Carlos Mesa (2003-2005) en Twitter.

Reclamos similares formularon los exmandatarios Evo Morales (2006-2019) y Eduardo Rodríguez Veltzé (2005-2006), pero el gobierno insistió en que no los dejará volver por ahora para frenar la expansión del nuevo coronavirus, que ha dejado 107 contagios y siete decesos en el país.

Rodríguez Veltzé dijo en Twitter que "ningún boliviano merece ser negado a ingresar a su patria, menos en tiempo de crisis", y que el gobierno "debe autorizar retornos bajo estándares de cautela".

"Es inhumano e ilegal dejar a niñas/os, mujeres embarazadas y personas de la tercera edad en esas condiciones. Es un deber irrenunciable del Estado el velar por sus ciudadanos", tuiteó a su vez Morales, actualmente refugiado en Argentina.

“El gobierno no nos quiere abrir las puertas para que podamos entrar a nuestras casas", dijo una de las personas varadas en la frontera, Patricia Murillo.

“Ningún jefe de misión, ningún cónsul se ha apersonado al lugar para poder ver en qué estado están nuestros connacionales. La única ayuda que se ha recibido ha sido por parte de las autoridades locales”, afirmó a su vez Ronald Montecinos, líder de los residentes bolivianos en Chile.

"No podemos meter gente (al país), aunque sean nuestros compatriotas, y poner en riesgo nuestra población", respondió el ministro de Gobierno (Interior), Arturo Murillo.

El caso levantó críticas de funcionarios chilenos y llamó la atención de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, con sede en Washington, que recordó "la obligación de los estados de garantizar el derecho de reingresar al país de nacionalidad de cada persona".

“Es incomprensible la falta de empatía. Se trata de familias, niños, mujeres embarazadas que están desesperados por estar con los suyos. Muchos de ellos son aymaras, son hermanos nuestros", dijo el alcalde de Colchane, Javier García.

“No puedo más que criticar la tozudez y la indolencia de las autoridades bolivianas", expresó el jefe militar de esa región chilena, general Guillermo Paiva. "Les digo nuevamente, ésta es gente sana, no tienen ningún problema".

La Defensoría del Pueblo de Bolivia, que pidió medidas cautelares a la CIDH en favor de los varados, elevó a 209 el número de quienes se encuentran impedidos de regresar, de 150 iniciales.

Antes del cierre de fronteras, más de 1.000 bolivianos regresaron por tierra al país desde Chile y Brasil, principalmente.

rb/fj/dg

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos