Las adolescentes embarazadas podrán volver a estudiar en Sierra Leona

Las adolescentes embarazadas en Sierra Leona podrán volver a estudiar después de que el gobierno retirara la prohibición que pesaba sobre ellas en un país con un triste balance de discriminación contra la mujer.

Sin embargo todavía tendrán que esperar para poder acudir a clases ya que, aunque la prohibición tiene efecto inmediato, los centros educativos permanecerán cerrados a partir del martes para contener la pandemia del coronavirus.

Sierra Leona, uno de los países más pobres del mundo, prohibió la asistencia de las adolescentes embarazadas a los centros educativos en 2015, a raíz de la epidemia de Ébola en África Occidental (2013-2016). Según la ONU, unas 14.000 jóvenes estaban embarazadas en esa época.

Durante la epidemia, miles de huérfanas, cuyos padres habían muerto por el Ébola, cayeron en la prostitución para sobrevivir, según Amnistía Internacional. Otras fueron violadas.

En un comunicado, el ministerio de Educación dice que con la abolición de esta prohibición, el país da un "primer paso hacia una Sierra Leona inclusiva en la que todos los menores (...) podrán vivir y aprender con seguridad y con dignidad".

Las autoridades que promulgaron esta prohibición consideraban que las jóvenes serían una mala influencia para el resto de las alumnas.

Esta política suscitó la ira de los defensores de los derechos humanos. Grupos de la sociedad civil recurrieron al Tribunal de Justicia de la Comunidad Económica de Estados de África Occidental (CEDEAO) tras el fracaso de sus recursos en instancias nacionales.

El tribunal regional ordenó en diciembre la retirada inmediata de esta prohibición.

"Esto no cambia la cultura de violencia contra las jóvenes, pero es un gran paso en la buena dirección", dijo el lunes Chernor Bah, jefe de una organización local de defensa de los derechos de las mujeres. Sin embargo, el efecto de la prohibición se hará sentir "todavía durante años", vaticinó.

sb/lal/sst/af/mb