Número récord de muertos en España por la pandemia, que alcanza a Boris Johnson

La pandemia de coronavirus, que ya ha matado a más 25.000 personas en el mundo, seguía propagándose imparable este viernes en Europa, donde España registró un número récord de muertos en un día y el primer ministro británico Boris Johnson dio positivo.

Pero si bien el epicentro de la pandemia COVID-19 sigue en Europa con cerca de 275.000 casos oficialmente diagnosticados de los casi 550.000 de todo el mundo, según un recuento realizado por la AFP, Estados Unidos podría superar al Viejo Continente.

Con una progresión exponencial, a causa de la aceleración de tests, Estados Unidos se convirtió en el país más afectado con 83.000 casos, más que los 81.000 casos de China, cuna de la epidemia surgida a finales de diciembre, o Italia, con 80.000.

América Latina supera ya los 10.000 casos declarados, de ellos 223 muertos.

En cuanto al número de muertos, Italia lidera la siniestra lista con 8.160, seguida de España (4.858) y China (3.292). Estados Unidos, con 1.201 fallecidos hasta el jueves por la noche, estaba en sexto lugar, por detrás de Irán (2.378) y Francia (1.696).

Actualmente, el número de muertos diarios en España supera al de Italia, con 769 fallecidos en las últimas 24 horas, un nuevo récord en el país, según el último balance de las autoridades.

Está "claro" que la economía mundial entró en recesión a causa de la pandemia, advirtió la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva.

- Hay que aguantar -

El primer ministro francés, Edouard Philippe, advirtió el viernes de la "ola extremadamente importante" de contagios que "invade" el país y previó que la "situación va a ser difícil en días venideros".

"Habrá que aguantar", exhortó. Y es que al igual que en otros países antes, la epidemia se está agravando en Francia. El jueves registró 365 muertos en solo 24 horas, entre ellos el de una adolescente de 16 años, la víctima más joven del coronavirus en el país, pese a que suele atacar a las personas más mayores con otras patologías.

Como prueba de que el virus no respeta clases sociales, el primer ministro Boris Johnson y su ministro de Salud, Matt Hancock, anunciaron el viernes que habían dado positivo al virus.

Johnson tiene "síntomas leves" que no le impiden seguir dirigiendo la respuesta de su país a la pandemia que amenaza con colapsar los hospitales del Reino Unido.

Antes que el primer ministro, de 55 años, el príncipe Carlos, hijo de la reina Isabel II, y el príncipe de Mónaco, Alberto II había dado positivo, mientras que la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, están en cuarentena tras haber estado en contacto con contagiados.

- El virus toma fuerza en América Latina y África -

En América Latina ya hay  órdenes de confinamiento obligatorio en países como Argentina, Bolivia, Venezuela, Colombia, Panamá o El Salvador, toques de queda prolongados en Chile Honduras, Perú y Guatemala, además de cierres de fronteras casi generalizados.

Los países con mayor número de contagios son Brasil, con 2.915 (77 fallecidos), Ecuador con 1.403 (34) y Chile con 1.610, (5), en tanto Argentina registraba 589 casos y 12 muertos.

Se trata de una región, al igual que África, con elevados índices de pobreza y varios países que ya atravesaban crisis internas.

El presidente de Brasil había minimizado el jueves los efectos del coronavirus al afirmar que los brasileños tienen tal nivel de resistencia que no se infectan "ni saltando en las cloacas".

En el continente africano, Sudáfrica inició este viernes el confinamiento de su población por tres semanas y registró sus primeros dos muertos.

El país más industrializado de África es, de lejos, el más afectado por la COVID-19, con 927 casos entre sus 57 millones de habitantes.

El gobierno decretó confinamiento para "prevenir una catástrofe humana de enormes proporciones", dijo el presidente Cyril Ramaphosa.

- Guerra invisible -

En toda África, el virus seguía propagándose el viernes como un reguero de pólvora, y registra ya 2.700 infectados y 73 fallecidos.

En Singapur, las autoridades amenazan con hasta seis meses de cárcel a los infractores de las medidas de confinamiento y prevención.

Mientras en otros lugares se propaga, Italia espera con prudencia que la epidemia vaya remitiendo porque ha caído a un 8% más de infectados, por tercer día consecutivo.

Pero el alcalde de Brescia, localidad del norte de Italia duramente golpeado por la pandemia, cree que "los contagios son mucho más numerosos de lo que se dice".

"El número de muertes también es mayor porque hay muchas personas enfermas en su hogar y no sabemos cómo están", dijo Emilio Del Bono.

Sin embargo, la crisis de la COVID-19 "explotará dramáticamente" en Campania, que "vivirá en los próximos diez días un verdadero infierno", advierte Vincenzo De Luca, gobernador de esta región donde se encuentra Nápoles.

- Unidad China-EEUU -

La comunidad internacional ha movilizado cantidades astronómicas de fondos para socorrer a la economía mundial.

A los programas de rescate lanzados por varios países se suma desde el jueves el anunciado por los líderes del G20, reunidos por videoconferencia bajo la presidencia de Arabia Saudita. Las potencias prometieron inyectar cinco billones de dólares para dar oxígeno a la asfixiada economía mundial por la pandemia.

Los mercados emergentes necesitan, por su parte, unos 2,5 billones de dólares, según el FMI.

El nuevo coronavirus ha paralizado la actividad en numerosos sectores y ha llevado a más de 3.000 millones de personas a confinarse en sus casas.

La pandemia va a provocar una caída del 20 al 30% del turismo mundial en 2020, alerta la Organización Mundial del Turismo.

Pese a su rivalidad, China y Estados Unidos "deben unirse contra la epidemia" de la neumonía COVID-19, subrayó el presidente Xi en una conversación telefónica con su homólogo estadounidense Donald Trump.

"China está dispuesta a seguir compartiendo sin reserva informaciones y experiencias con Estados Unidos", dijo Xi, citado por la televisión pública CCTV.

Este mensaje trata de aplacar los ánimos tras semanas de rifirrafe entre Pekín y Washington. Un responsable chino llegó a sugerir incluso que el virus sería de origen estadounidense y Trump y sus allegados no dejaban pasar la ocasión de calificarlo de "chino" y lamentaban la falta de información transparente sobre la gravedad de la epidemia.

bur-elm/ybl/dga/af/bl/jz

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos