La UE no debe "fallar a la ciudadanía" ante la pandemia, dice Madrid

La Unión Europea no debe "volver a fallar a la ciudadanía" mostrándose insolidaria ante la pandemia del coronavirus, advirtió el viernes el dirigente español Pedro Sánchez en un contexto de división entre los socios por la respuesta económica a la crisis.

"La UE debe aprender las lecciones del pasado y no volver a fallar a la ciudadanía", tuiteó Sánchez en una alusión a la crisis financiera iniciada en 2008, cuando los países miembros más ricos se mostraron intransigentes ante los vecinos sureños fuertemente endeudados.

"La respuesta europea debe ser solidaria, enfocada a los más vulnerables", insistió el jefe del gobierno socialista, cuyo país es el segundo con más víctimas mortales del mundo por esta pandemia después de Italia.

"La UE debe impulsar un plan de reconstrucción que refuerce los mecanismos del estado europeo de bienestar", reclamó.

Los 27 países miembros no consiguieron acordar el jueves la respuesta económica y financiera a esta crisis sanitaria durante una cumbre que terminó con el primer ministro portugués denunciando la "mezquinería" de los Países Bajos.

Según la prensa holandesa, su ministro de Finanzas, Wopke Hoekstra, sugirió investigar por qué ciertos países no ahorraron lo suficiente y ahora no disponen de margen presupuestario para hacer frente a la pandemia.

"Este discurso es repugnante en el marco de una Unión Europea", dijo el jueves el mandatario portugués Antonio Costa, advirtiendo que "esta mezquinería recurrente mina totalmente el espíritu de la Unión Europea".

"Esta crisis no se va a resolver si cada país decide actuar por su cuenta", señaló por su parte la ministra de Hacienda y portavoz del gobierno español, María Jesús Montero, recordando que estas actitudes "sembraron semillas de desafección" con Europa durante la recesión iniciada en 2008.

Como en la crisis de la deuda de la zona euro entre 2010 y 2012, en el seno de la UE se libra una batalla entre el sur partidario de más solidaridad fiscal y el norte desconfiado ante la laxitud presupuestaria de sus vecinos.

El jueves, los Estados miembros, bajo presión de Madrid y Roma, decidieron examinar en quince días las medidas para enfrentarse a la anunciada recesión.

Nueve países europeos, entre ellos Portugal, España, Francia o Italia, reclamaron la creación de "coronabonos" ante esta crisis excepcional pero su propuesta de mutualizar la deuda de los socios europeos fue rechazada por socios como Alemania y los Países Bajos.

mg/dbh/pmr/jz/af

MAS NOTICIAS