La ONU informó este jueves que ha recibido las primeras respuestas positivas a su llamado a las partes en conflicto alrededor del mundo a que decreten un cese al fuego para permitir una mejor respuesta a la pandemia del nuevo coronavirus.

Específicamente, grupos rebeldes en Camerún y Filipinas respondieron al llamado, dijo la ONU.

El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, hizo el pedido el lunes en un intento de proteger a los civiles, con la idea en mente de que en países arrasados por conflictos como Yemen y Siria los sistemas de salud ya están en ruinas y la propagación del patógeno allí podría ser catastrófica.

En Camerún, dos regiones separatistas -donde principalmente se habla inglés- han estado luchando contra el gobierno de este país también francófono durante tres años en una guerra que ha dejado más de 3.000 muertos, muchos de ellos civiles.

También el brazo armado del Partido Comunista en Filipinas, que lucha contra el gobierno de Manila, anunció un alto al fuego temporal el martes, según la ONU.

"El secretario general también espera que esto sirva de ejemplo en todo el mundo para silenciar las armas y unirnos mientras enfrentamos la amenaza global del COVID-19", dijo el portavoz Stephane Dujarric.

prh/dw/jm/lda/ll