El fabricante de aviones brasileño Embraer reportó este jueves pérdidas en el último trimestre de 2019 y afirmó que la pandemia del coronavirus hace imposible proyectar el futuro de la industria aeronáutica.

Embreaer, tercer fabricante mundial de aviones por detrás de Airbus y Boeing, reportó pérdidas de 209,8 millones de dólares en el último trimestre de 2019 y cerró el año con un rojo de USD 322,3 millones.

La empresa informó que entregó 89 aviones comerciales y 109 aeronaves ejecutivas el año pasado, dentro de lo que estimaba.

Pero se ha vuelto imposible proyectar cuántos aparatos entregará este año debido al impacto de la crisis sanitaria mundial en el sector aéreo, añadió la compañía, que suspendió su producción en Brasil debido a la pandemia.

"Estamos en tiempos muy inciertos con la irrupción del covid-19", dijo el vicepresidente financiero de la empresa, Antonio Garcia, en una conferencia telefónica.

"Los gobiernos ya impusieron medidas serias, como cuarentenas, restricciones a viajes y vuelos, reducción del tránsito entre países, todas medidas que podrán resultar en algunas interrupciones en la oferta y demanda de los negocios de la empresa", añadió.

"Divulgaremos las estimaciones actualizadas tan pronto como tengamos una mayor visibilidad del impacto del virus", prosiguió.

El CEO Francisco Gomes Neto dijo que algunas aerolíneas contactaron a la empresa para discutir sobre el aplazamiento de órdenes pendientes.

Sin embargo, subrayó que todavía no les han cancelado pedidos.

"La epidemia del coronavirus está afectando a todo el mundo", afirmó.

"Nuestros clientes están reduciendo drásticamente su capacidad de vuelos domésticos e internacionales".

Embraer está en proceso de lanzar una empresa conjunta con la estadounidense Boeing, que quiere comprar una participación del 80% en los negocios de aviación comercial de la brasileña por 4.200 millones de dólares.

El negocio, cuyo plazo original preveía un acuerdo a fines del año pasado, ha sufrido retrasos y espera el aval de los organismos antimonopolio de la Comisión Europea.

Al mismo tiempo, Boeing enfrenta una gran incertidumbre respecto a su propio futuro, debido no solo al coronavirus, sino también a la crisis desencadenada por dos accidentes con su modelo 737 MAX.

Las acciones de Embraer retrocedían más de 3% el jueves por la tarde en la Bolsa de Sao Paulo, cuyo índice principal, el Ibovespa, registraba un avance cercano al 1%.

jhb/mel/jm