Turquía acusa a cercanos del príncipe heredero saudita por asesinato de Khashoggi

Turquía anunció este miércoles haber acusado formalmente a 20 sauditas, entre ellos dos personas cercanas al príncipe heredero Mohammed bin Salmán, por el asesinato del editorialista Jamal Khashoggi en Estambul hace más de un año.

Khashoggi, un colaborador del diario Washington Post y crítico del régimen saudita tras haber sido cercano a él, fue asesinado en octubre de 2018 en el consulado de Arabia Saudita, al que había ido a recoger un documento.

Este asesinato sumió a Arabia Saudita en una de sus peores crisis diplomáticas y empañó la imagen del príncipe heredero, designado por funcionarios turcos y estadounidenses como el responsable del asesinato.

Este miércoles, la oficina del fiscal general de Estambul anunció en un comunicado que la investigación turca sobre el caso concluyó y se preparó un acta de inculpación.

Dos allegados del príncipe Salmán figuran en el acta como autores intelectuales del crimen: el ex consejero Saud Al Qahtani y el ex número uno de inteligencia, el general Ahmed Al Assiri, según la misma fuente.

Están acusados de haber ordenado un "homicidio voluntario premeditado con la intención de infligir sufrimiento". En el mismo documento, otros 18 sospechosos están acusados de haber participado en el crimen.

Los 20 acusados pueden ser condenados a prisión de por vida.

Según Turquía, Khashoggi fue estrangulado y luego su cuerpo fue despedazado. Los restos del editorialista de 59 años nunca fueron hallados.

Tras haber negado el asesinato, y luego presentar versiones contradictorias, las autoridades de Riad afirmaron que había sido cometido por agentes sauditas que actuaban solos y sin órdenes de altos dirigentes.

- Tensiones turco-sauditas -

Al final de un proceso opaco en Arabia Saudita, cinco sauditas fueron condenados a muerte el año pasado. No se formuló ningún cargo contra Qahtani y Assiri fue absuelto.

Turquía calificó de "escandaloso" el veredicto, al considerar que los verdaderos responsables se beneficiaron de la "inmunidad".

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, nunca ha acusado abiertamente al príncipe heredero, pero de ello se encargaron responsables turcos y la prensa cercana al gobierno.

Tras el asesinato, investigadores turcos registraron el consulado, la residencia del cónsul saudita, rastrearon movimientos de los sospechosos y obtuvieron testimonios de más de 50 personas, según la fiscalía.

Las autoridades turcas emitieron órdenes de captura contra los sospechosos, quienes están en el extranjero.

Turquía y Arabia Saudita son dos potentes rivales en el mundo musulmán y el anuncio de este miércoles amenaza con volver a tensar las relaciones, deterioradas por el caso Khashoggi.

La CIA y una experta de la ONU señalaron al príncipe heredero. Pero el presidente Donald Trump lo ha defendido.

gkg/ezz/mis/mar

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos