El presidente del parlamento israelí, bajo presión tras desafiar al Tribunal Constitucional

La presión se acentuó este martes sobre el presidente del parlamento israelí, Yuli Edelstein, a quién el Tribunal Constitucional pidió que organice la elección de su sucesor, algo que ha rechazado hasta ahora.

El Tribunal Supremo ordenó el lunes organizar una votación para elegir un nuevo presidente del parlamento, como pide la mayoría de diputados del bloque de centro-izquierda liderado por Benny Gantz, rival del primer ministro saliente de derecha Benjamin Netanyahu.

Los jueces motivaron su decisión en la necesidad de sacar al país del bloqueo político, después de tres elecciones legislativas en menos de un año que no consiguieron formar un nuevo gobierno.

Edelstein, cercano a Netanyahu, rechazó seguir el dictamen del Tribunal Constitucional, al considerar que se trata de un "ultimátum" y que no son los jueces los que tienen que determinar el orden del día del parlamento.

También reafirmó que un nuevo presidente no puede ser designado hasta que se forme un nuevo gobierno.

Tras las legislativas del 2 de marzo, Benny Gantz fue encargado de formar un gobierno gracias al apoyo de 62 diputados, frente a 58 para el primer ministro saliente.

Pero con un paisaje político dividido no es seguro que logre formar una coalición estable.

Varios miembros del Likud, el partido de Netanyahu y Edelstein, dieron apoyo al presidente del parlamento en su rechazo de obedecer al Tribunal Supremo, la más alta jurisdicción del país.

Entre estas personalidades figuran varios ministros, como el de Justicia, Amir Ohana.

"Es el inicio de la anarquía", dijo el martes el influyente comentarista político Ben Caspit al periódico Maariv. "Acuérdense de este día (...) cuando los diputados llaman a la rebelión y a aplastar el Tribunal Supremo", añadió.

alv/cgo/on/pc/mar

MAS NOTICIAS