Miami Beach es la primera ciudad de Florida en ordenar confinamiento obligatorio

Miami Beach, una isla turística frente a Miami, ordenó este lunes el confinamiento de sus 91.000 habitantes para frenar la propagación del coronavirus, convirtiéndose en la primera ciudad de Florida en tomar independientemente esta medida que el gobernador, Ron DeSantis, ha evitado implementar.

"Superaremos esto", escribió el alcalde de Miami Beach, Dan Gelber, en un comunicado. "Un día este virus estará en nuestro espejo retrovisor".

La orden, llamada "más seguros en casa" y que ordena a todas las personas a permanecer en sus residencias, es efectiva desde la medianoche (00H01 locales) del martes y los infractores serán arrestados.

Como en otras ciudades que han tomado medidas similares, se hacen excepciones para comprar alimentos u otros servicios esenciales.

La semana pasada, el alcalde cerró todos los negocios y ordenó a los restaurantes a vender solamente para entregar a domicilio. Este lunes, entró en vigor el cierre de hoteles de Miami Beach y de los parques estatales de Florida, lo cual incluye muchas playas.

Durante días, Miami Beach mantuvo su ambiente festivo mientras el resto del mundo estaba en pánico por el avance del coronavirus.

Pero poco a poco, los turistas han sido forzados a entender la nueva realidad. Actualmente, Florida cuenta más de 1.200 casos y 18 muertos por coronavirus.

Este lunes, los hoteles estaban clausurados, muchos con la cinta policial amarilla frente a sus puertas, el ingreso a las playas fue bloqueado y todos los negocios estaban cerrados, incluso los estacionamientos, excepto por algunos restaurantes que venden a domicilio.

Algunos residentes aprovechaban para salir a correr, andar en patineta, montar en bicicleta o hacer ejercicios en las calles semivacías, algo que estará prohibido desde el martes.

Uno de ellos era Bruno Carballo, un residente de Miami Beach que hacía abdominales en el parque frente a una desierta Ocean Drive.

"Está tranquilo, a mí me gusta así", dijo a la AFP este barista que se ha quedado sin trabajo de golpe.

Se espera que una decena de otras municipalidades del sur de Florida emitan órdenes de confinamiento similares en las próximas horas.

DeSantis enfrentaba las críticas de políticos del partido Demócrata porque no ha ordenado una reclusión obligatoria, una medida extrema que el gobernante republicano está intentando evitar.

lm/dga

MAS NOTICIAS