COVID-19: Ecuador duplica muertes; motín mortal en Colombia

El número de fallecidos en Ecuador por el coronavirus se duplicó el domingo, mientras que un motín e intento de fuga en una cárcel de Colombia por temor a la propagación de la enfermedad dejó al menos 23 muertos y más de 80 heridos.

En tanto, Chile extremaba medidas para contener los contagios al poner en vigor un toque de queda nocturno desde el domingo; México procuraba ralentizar aún más su actividad desde el lunes y otras naciones intentaban repatriar a sus ciudadanos varados en diferentes puntos del continente en medio de restricciones a los vuelos internacionales.

La nueva cifra de contagiados en Ecuador es de 789, señaló Alexandra Ocles, secretaria de Gestión de Riesgos, y dijo que el número de fallecidos llegó a 14, siete más respecto al informe anterior. La nación andina ha implementado drásticas medidas restrictivas para frenar la pandemia, incluido un estado de excepción que rige desde hace seis días.

El vicepresidente ecuatoriano Otto Sonnenholzner advirtió que los próximos siete o diez días serán los más difíciles en la batalla contra el coronavirus, y “ahí es donde tenemos que demostrar nuestras ganas de trabajar, nuestra voluntad”.

Ecuador rebasó de momento a Chile (632 y un fallecido hasta el domingo) del segundo lugar con más contagios reportados en Latinoamérica, después de Brasil, que registra más de 1.200.

En Colombia, todos los decesos se dieron durante la noche del sábado en la cárcel La Modelo de Bogotá. También hubo al menos 83 reos heridos allí, y siete trabajadores, dos de ellos de gravedad, según las autoridades.

Los reclusos colocaron videos en internet que muestran gente afuera de sus celdas, gritando mientras se escuchaban disparos a lo lejos.

“¡Nos tienen abandonados, nos tienen como perros!”, exclamó uno de los internos.

Colombia tiene 231 casos confirmados de coronavirus y el martes entrará en una cuarentena nacional que se extenderá hasta el 13 de abril. Las autoridades insisten en que no hay ningún caso positivo en las prisiones.

El gobierno del presidente Iván Duque advirtió, por otra parte, que sancionará con penas de prisión a aquellos colombianos que acaparen alimentos de primera necesidad durante la cuarentena.

México contabilizó el domingo 65 nuevos casos de coronavirus, con lo que se elevó a 316 el total en el país, mientras que el número de fallecidos permanece en dos.

A pesar de que las medidas en México están muy por detrás de las de sus vecinos en Norteamérica, se prevé que a partir del lunes la vida en las zonas más pobladas, incluyendo la capital y sus suburbios, se ralentice considerablemente y cada vez más mexicanos sigan la recomendación de quedarse en casa, aunque no hay cuarentenas oficiales.

Por su parte, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que 10 hospitales que están terminados, pero no equipados, o equipados pero sin personal, serán gestionados por las fuerzas armadas.

Claudia Sheinbaum, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, anunció que el lunes ya quedarán cerrados todos los lugares públicos y privados que congreguen más de 50 personas, incluyendo museos, centros culturales, baños públicos, gimnasios, deportivos, cines, teatros, bares y zoológicos.

Los restaurantes no están en la lista y tampoco el transporte público, aunque su afluencia ha bajado notablemente, según Sheinbaum.

Se desconoce qué pasará con los miles de puestos de comida callejeros que llenan la ciudad, algunos de los cuales tenían gel antibacterial desde hace días para animar a los clientes a seguir comiendo allí.

Pero lo que puede ser el gran problema de toda la capital y sus suburbios es el agua, un bien que escasea periódicamente en una zona metropolitana de 20 millones de habitantes.

Chile, por su parte, anunció un toque de queda que regirá desde el domingo entre las 10 de la noche y las 5 de la mañana, aunque sigue resistiéndose a decretar una cuarentena nacional como exige la población y funcionarios de la salud para detener los contagios.

Las autoridades chilenas también están ordenando a las personas con una segunda residencia en la playa que vuelvan a la capital antes del martes. La noche del sábado se registraron incidentes en algunas zonas de playa adonde los locales impedían la llegada de autos de la capital, siguiendo las directrices de la cuarentena impuesta por algunos alcaldes costeros.

En Argentina, donde se vive un fin de semana largo por feriado nacional el lunes y martes, también los medios reportaban largas filas de autos que partían hacia la playa, si bien las principales calles de Buenos Aires, casi siempre abarrotadas de gente, se veían desiertas temprano.

El presidente Alberto Fernández se refirió a la que dijo era la “desaprensión de los argentinos” hacia sus compatriotas, considerándola un tema preocupante.

“Más de 20.000 personas se fueron de la Argentina después de que el día 13 de marzo yo les avisé de que había una pandemia” y en el país se tomaron medidas como la suspensión de clases, entre otras. Cuestionó que parte de esos argentinos son los que ahora reclaman que los traiga de vuelta urgentemente.

En el país los casos subieron a 225 confirmados con 4 fallecidos, según el último parte oficial. El gobierno informó que se detuvo a más de 600 personas en las últimas horas por violar el aislamiento social obligatorio impuesto en esa nación.

Argentina, Chile y Uruguay, por otra parte, dispusieron de vuelos especiales para repatriar a nacionales varados en otros países. En el caso de Chile, se habían repatriado más de 10.000 ciudadanos hasta la fecha, según las autoridades.

En Caracas, el presidente venezolano Nicolás Maduro exigió a Estados Unidos que levante las sanciones con las que pretende obligarlo dejar el poder y pidió que de forma expedita se permita el arribo a su territorio de un avión de la sancionada aerolínea estatal CONVIASA para repatriar a un grupo de venezolanos que quedaron varados en ese país debido a la pandemia.

Maduro indicó que le dio la instrucción al canciller Jorge Arreaza para que “prepare un avión de CONVIASA, pida los permisos y vaya inmediatamente a buscar a estos 200 venezolanos que están en los Estados Unidos varados”.

La cifra de contagios en Venezuela aumentó a 77, siete más respecto al día anterior, anunció Maduro el domingo. Agregó que todos los casos son “importados”, mayormente de España y Colombia, con 21 y 10, respectivamente.

En Uruguay, los casos confirmados subían a 135, según las autoridades de salud. Pese a medidas de emergencia tomadas en ese país, muchos uruguayos siguieron en las calles y se trasladaron a balnearios el fin de semana.

En Paraguay subieron a 22 los contagios el domingo, con un fallecido.

En Cuba, las autoridades sanitarias informaron que hay 34 casos confirmados de COVID-19, dos de ellos en estado crítico y uno grave. La semana pasada murió una persona.

El gobierno prohibió la llegada de turistas a partir del martes y suspendió todas las actividades _incluyendo las políticas_ en las cuales pudiera haber aglomeración de personas.

Los centros de aislamiento epidemiológicos de la isla albergaban el domingo a 954 pacientes sospechosos _de ellos 255 extranjeros y 727 cubanos_, mientras que otras 30.000 personas permanecen con atención desde sus hogares con vigilancia especial.

Paralelamente, las autoridades cubanas despidieron un contingente de más de 50 médicos y enfermeros destinados a apoyar las labores de atención en Italia, uno de los países más castigados por el nuevo virus.

En Bolivia, donde los casos del COVID-19 subieron a 24, policías que llegaron el domingo al barrio Pumas Andinos en la ciudad de Oruro, donde los vecinos acudían de compras a un mercado libre abarrotado de gente, fueron apedreados cuando intentaron hacer cumplir la cuarentena.

Además de dos policías contusos, los enardecidos vecinos rompieron el parabrisas de una patrulla, según denunció a la prensa Wilder Alcalá, funcionario de la alcaldía de Oruro.

Panamá, la nación en América Central que más contagios ha reportado hasta ahora _310 y tres fallecidos hasta el sábado_, suspendía a partir de la medianoche del domingo todos sus vuelos de entrada y salida por 30 días, con lo que paraliza uno de los aeropuertos de mayor movimiento de la región. Las autoridades también amagaron el domingo con decretar una cuarentena total debido a que mucha gente hace caso omiso a las recomendaciones de permanecer en casa.

En Guatemala, la policía Nacional Civil hizo un recorrido por zonas de la capital guatemalteca con sirenas y policías a pie para avisarle a la población minutos antes de que diera inicio el toque de queda impuesto a partir de las 4 de la tarde.

“A toda la población le pedimos resguardarse en casa, de lo contrario, serán puestos a disposición de juez por desobedecer a las autoridades”, informaba con un megáfono en mano un agente policial.

En América Latina se registran más de 3.500 contagiados y más de 40 fallecidos.

En todo el mundo, más de 320.000 personas se han infectado y más de 14.000 han muerto por el coronavirus, pero la mitad de los que alguna vez se contagiaron se han recuperado. La mayoría de los enfermos presenta síntomas leves como fiebre o tos, pero las personas mayores o que tienen otros problemas de salud pueden sufrir complicaciones graves.

____

Con reportes de los corresponsales de The Associated Press en Latinoamérica.

MAS NOTICIAS