El coronavirus plantea un desafío a la fuerza militar de EEUU

La fuerza militar de Estados Unidos, la más poderosa del planeta, también sufre las consecuencias de la pandemia de coronavirus, con soldados confinados en sus bases, ejercicios cancelados y un retardo en la salida de Afganistán, entre otros efectos.

El Pentágono admitió esta semana que el brote global del virus es un enemigo formidable como ningún otro que haya enfrentado antes.

Las fuerzas estadounidenses, que ostentan con orgullo su capacidad para operar en cualquier rincón del planeta y reaccionar de inmediato ante amenazas, se han visto obligadas a reducir operaciones y promover el llamado distanciamiento social para asegurar que sus más de dos millones de integrantes, entre efectivos y reservistas, así como cientos de miles de empleados civiles, se mantengan saludables.

Los transitados pasillos de la sede del Departamento de Defensa se han vaciado. Miles de funcionarios recibieron órdenes de trabajar desde sus casas, un cambio que ha presentado nuevos desafíos en materia de seguridad.

Mark Esper, el secretario de Defensa, también el subsecretario, David Norquist, y los equipos de ambos líderes dejaron de reunirse en persona, para asegurar la salud de al menos un responsable y sus colaboradores.

- Tropas reubicadas -

Esper aseguró esta semana que las tropas estadounidenses estaban listas como de costumbre para responder a una amenaza, a pesar de docenas de casos de coronavirus registrados entre el personal militar en bases y al menos tres en barcos de la armada.

"La misión número uno para las fuerzas armadas de Estados Unidos sigue siendo asegurar que el pueblo estadounidense, el país y sus intereses en el extranjero estén protegidos", dijo a la cadena Fox News. "Puedo asegurarle al pueblo estadounidense que estamos muy encima de eso".

Pero las operaciones regulares se han visto afectadas.

El Comando Central, que supervisa las operaciones en Medio Oriente, dijo que está "reubicando" tropas en Irak y Siria.

"Para evitar la potencial propagación de COVID-19, las Fuerzas de Seguridad de Irak suspendieron todo entrenamiento. Como resultado, la coalición, en forma temporaria, regresará a algunas de sus fuerzas que están enfocadas en el entrenamiento a sus propios países en los próximos días y semanas", dijo el Comando Central en un comunicado.

El Comando también retiró tropas de algunas de las bases más pequeñas en Irak, donde eran más vulnerables a los recientes ataques con misiles por parte de las milicias proiraníes.

La lucha contra el grupo Estado Islámico continuará, pero el Comando anticipó que a futuro la coalición apoyará a las fuerzas de seguridad de Irak "desde menos bases y con menos personal".

Por otra parte, en Afganistán, de donde Estados Unidos se ha comprometido a retirar cerca de 5.000 efectivos en el corto plazo como parte un acuerdo de paz con los talibanes, el movimiento de tropas se ha detenido.

El Pentágono quiere evitar el riesgo de movilizar tropas de un lugar a otro del mundo y que eso pudiese incrementar las infecciones de coronavirus.

- Simulacros de guerra cancelados -

Esper también se vio obligado a suspender ejercicios conjuntos clave y simulacros de guerra en Corea del Sur y África, entre otros lugares.

El Pentágono redujo igualmente en forma drástica su participación en el ejercicio militar Defender-Europe 20, que de haber conservado su escala original hubiese sido el mayor simulacro bélico conjunto con Europa en 25 años, con 20.000 efectivos estadounidenses.

El ejercicio se realizará de todos modos en mayo próximo, pero el número de participantes estadounidenses se verá recortado a menos de la mitad, según el secretario del ejército Ryan McCarthy.

En las centenas de bases militares en su territorio y alrededor del mundo, las fuerzas armadas de Estados Unidos están impedidas de viajar, tanto internamente como al extranjero, incluso para visitas familiares. Cualquier tercero que debe ingresar es sometido a cuidadosos controles previos.

Soldados, marineros y aviadores residen aún en espacios confinados, y Esper dijo esta semana que "en este momento" continuarán realizando grandes reuniones de personal para entrenamiento, según sea necesario.

- El virus también afecta al enemigo  -

En esta época del año, en la que muchos estudiantes en Estados Unidos están próximos a su graduación, el reclutamiento se acelera. Sin embargo, la pandemia ha dificultado la captación de nuevo personal.

"Básicamente, estamos yendo hacia el reclutamiento virtual", dijo el general James McConville, jefe de personal del Ejército, quien explicó que el trabajo se hace en buena parte a través de las redes sociales.

A pesar de las claras limitaciones que impone la pandemia, el Pentágono ha restado importancia a su impacto, subrayando que sus adversarios enfrentan los mismos problemas.

"Están muy, muy preocupados por este virus también en Irak, en Afganistán, desde luego en Irán", dijo McConville. "Y eso está afectando las operaciones de todos".

sl/pmh/sst/piz/mls

MAS NOTICIAS