De Kinshasa a Lagos, ¿el coronavirus puede detener a los "hijos de Dios"?

"¡Volved a vuestras casas, el coronavirus no es una broma!" Megáfono en mano, la policía de Lagos, ciudad de 20 millones de habitantes, intentaba este domingo a duras penas impedir a los fieles entrar en las iglesias en Nigeria.

Las reuniones de más de 50 personas están ahora prohibidas y patrullas armadas recorren las calles de Lagos para hacer respetar las órdenes.

Pero la tarea es titánica en el país más poblado de África -188 millones de habitantes-, que registraba hasta este domingo 27 casos del nuevo coronavirus, y donde las concentraciones religiosas, cristianas o musulmanas, atraen a decenas de miles de fieles.

Frente a las rejas de la Iglesia Celestial de Cristo de Makoko, un suburbio insalubre y flotante en la laguna, una multitud se había congregado temprano en la mañana y la tensión crecía cuando los policías distribuían folletos con pequeños dibujos que describían los síntomas del coronavirus.

"Nadie nos dijo que las iglesias estaban cerradas ¡No sabíamos!", grita Judith, una joven enfundada en un vestido con falsos diamantes.

"Queremos orar, el coronavirus no está aquí, son los blancos quienes nos lo trajeron", afirma a la AFP, mientras que el pastor intenta dispersar a sus fieles.

Florence Uche, una fiel de la iglesia metodista de la Trinidad en el barrio de Lagos Island, no habría faltado a la misa por "nada en el mundo", aunque no besa a sus correligionarios y acepta que le tomen la temperatura en la entrada.

"Dios me lo dijo hace tres días y estoy difundiendo su mensaje: el espíritu del coronavirus está muerto. Pronto asistiremos a su funeral", dice con devoción, mientras agita su pequeño frasco de gel desinfectante.

A unos 30 km de Lagos, en el estado de Ogun, autobuses atestados de gente llegaban a una de las iglesias pentecostales más grandes de Nigeria, Living Faith World Outreach Ministries, con un aforo para 50.000 plazas.

"Nuestros mercados están abiertos, así que no hay forma de frenar esto, sólo Dios puede salvar a África de esta pandemia", decía adentro el reverendo David Oyedepo, aplaudido por un auditorio en trance.

Asegurando que la cura se encontrará en una semana, pidió a los cristianos que "no se dejen distraer": "Las plagas no pueden detenernos. El coronavirus no puede detener a los hijos de Dios".

Otro líder religioso que desafió al gobierno, el emir de Daura, en el norte predominantemente musulmán de Nigeria, organizó una "oración especial contra el coronavirus" el sábado, reuniendo a unas 5.000 personas en su palacio, según medios de prensa locales.

- 'Entendemos' -

En la capital de la República Democrática del Congo, otro país muy religioso y densamente poblado, la gran mayoría de los lugares de culto están cerrados este domingo, luego de la prohibición impuesta por el jefe de Estado, Félix Tshisekedi.

El país, de más de 80 millones de habitantes mayoritariamente cristianos, reporta hasta ahora 30 contagiados, incluido un muerto. Varios medios de comunicación religiosos transmitieron los cultos en directo por radio o por Internet.

"Hemos cerrado la iglesia. Desde que nacimos, no recordamos tales medidas. Es por nuestro bien, por nuestra salud", dijo el padre Michel, párroco del templo católico Nuestra Señora de Fátima en Kinshasa.

"Esto choca un poco; el domingo es una jornada dedicada a Jesús. Pero entendemos que son medidas de seguridad", comentó Déborah, estudiante de 16 años, ante una estatua de la virgen María al lado de la iglesia cerrada.

Un poco más lejos, una gran iglesia protestante está cerrada también. Un hombre reza solo bajo un árbol.

Desde el jueves, los dirigentes religiosos invitaron a los fieles "a considerar la nueva epidemia tan peligrosa como la del ébola" y "seguir escrupulosamente las medidas prescritas por el gobierno".

Muchas iglesias evangélicas han visto afectadas su muy lucrativa actividad, que va de la mano con el diezmo y las ofrendas.

La gran iglesia evangélica Filadelfia de Kinshasa publicó en YouTube su culto dominical, con esta conclusión: "Amados, les recordamos que las donaciones pueden hacerse por los canales electrónicos habituales", vía cuentas bancarias, pagos por teléfono celular o "nuestra aplicación móvil".

burs-cl/mis/af

MAS NOTICIAS