Migrantes Windrush de Reino Unido atrapados en nuevas normas

LONDRES (AP) — Un informe criticó enérgicamente el jueves al gobierno conservador de Gran Bretaña por la forma en que trató a personas que residen desde hace mucho en el Reino Unido que quedaron atrapados injustamente en el intento del gobierno de reducir la inmigración ilegal.

El Ministerio del Interior de Gran Bretaña exhibió una “ignorancia institucional y desconsideración” hacia el tema de raza y la historia de los inmigrantes mayoritariamente caribeños involucrados que son “consistentes con algunas definiciones de racismo institucional”.

Los afectados pertenecen a la “generación Windrush”, llamada así por el buque Empire Windrush que en 1948 transportó a cientos de inmigrantes caribeños a Gran Bretaña. En aquella época, el país buscaba enfermeras, trabajadores ferroviarios y otros para ayudar en la reconstrucción después de la devastación de la Segunda Guerra Mundial.

Ellos y los migrantes caribeños que llegaron posteriormente de las colonias o excolonias británicas tenían el derecho automático de asentare en el Reino Unido. Sin embargo, algunos se vieron atrapados por las severas reglas introducidas a principios de 2012 cuya intención era hacer de Gran Bretaña un “ambiente hostil” para los inmigrantes sin residencia.

En años recientes, a algunos de ellos, que ya son mayores, les han negado atención médica o los amenazan con ser deportados porque no pueden entregar documentos que demuestren su derecho a residir en el Reino Unido. Algunos incluso fueron deportados.

La principal autora del informe, Wendy Williams, abogada y exinspectora de la policía, dijo que los “miembros de la generación Windrush y sus hijos han sido tratados pésimamente por este país”.

La secretaria del Interior Priti Patel pidió disculpas a quienes se vieron atrapados en el escándalo, que sufrieron “trato insensible en el mismo país al que llaman hogar”.

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos