Puerto Rico ordena toque de queda nocturno y cierre de comercios por coronavirus

La gobernadora de Puerto Rico, Wanda Vázquez, ordenó un toque de queda nocturno y el cierre total de los comercios no esenciales, al divulgar este domingo medidas para contener el contagio del nuevo coronavirus en el territorio estadounidense.

"He ordenado establecer un toque de queda para todos los residentes de Puerto Rico. El mismo comenzará a las 9 de la noche (e irá) hasta las 5 de la mañana del día siguiente", dijo la gobernadora en un mensaje de video. La medida se prolongará desde este domingo hasta el 30 de marzo.

"Ante la posibilidad de la transmisión y propagación del virus, aún de personas que no presentan síntomas, tenemos que tomar todas las precauciones para no convertirnos en potenciales portadores", explicó.

En su mensaje, la gobernadora también ordenó "el cierre de todos los comercios en Puerto Rico" a partir de las 18H00 este domingo y también hasta el 30 de marzo.

Esto incluye centros comerciales, cines, salas de conciertos, gimnasios, bares y otros negocios que propicien reuniones.

Quedaron eximidos de la medida los servicios de distribución de alimentos o de insumos médicos, así como las farmacias, supermercados, gasolineras, bancos y residencias de ancianos.

En las noches, sólo podrán circular las personas vinculadas -como pacientes o proveedores- a los servicios médicos y hospitalarios, o aquellas que realicen trabajos esenciales.

La sanción para quienes violen estas normas puede alcanzar hasta seis meses de prisión y hasta 5.000 dólares de multa.

El jueves pasado, cuando se reportaron los primeros casos en Puerto Rico, el gobierno de esta isla caribeña decretó estado de emergencia. Por el momento, la isla ha reportado cinco casos.

El viernes, la gobernadora Vázquez aceptó la renuncia del secretario de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, quien estaba siendo cuestionado por el manejo de la emergencia del coronavirus.

El mismo funcionario estuvo bajo fuego por la gestión de los cadáveres tras la emergencia del huracán María que, desde septiembre de 2017, provocó directa o indirectamente la muerte de 3.000 personas, según cifras que maneja el gobierno local.

La gestión de la crisis de María provocó numerosas acusaciones de corrupción y, finalmente, derivó en la renuncia del entonces gobernador Ricardo Rosselló tras varios días de protestas multitudinarias.

Vázquez Garced, quien sucedió a Rosselló de forma interina en agosto del año pasado, ahora está a prueba con esta nueva emergencia.

En total, en Estados Unidos se han registrado más de 3.200 casos y 60 personas han muerto por el virus COVID-19, de acuerdo al conteo de la Universidad Johns Hopkins.

Pero la velocidad de propagación de la pandemia ha sobrepasado la capacidad de respuesta del gobierno estadounidense, que no ha podido implementar un sistema de pruebas de coronavirus a gran escala, como en cambio sí lo han logrado países como Corea del Sur.

str-lm/dg

MAS NOTICIAS