EEUU: Coronavirus pone en aprietos a trabajadores con hijos

Millones de estadounidenses se preparaban para enfrentar la semana entrante la falta de clases para sus hijos _ sin saber cómo cumplir su trabajo en forma eficaz si no tienen quién se los cuide_ y una mayor sensación de temor a mantenerse sano y salvo en medio de la incesante propagación del coronavirus.

¿Está bien que los pequeños se junten para jugar? ¿Cómo puede uno aprovisionarse de alimentos si los anaqueles están vacíos en los supermercados? ¿Cómo podrá la gente pagar sus cuentas si les redujeron las horas de trabajo? ¿Es seguro ir al gimnasio? ¿Cómo hacer planes a futuro si se desconoce lo que viene?

“El hoy se ve muy distinto al ayer, y no se sabe cómo será el mañana”, dijo Christie Bauer, fotógrafa familiar y madre de tres escolares en West Linn, Oregon.

Decenas de millones de estudiantes a nivel nacional fueron enviados a sus casas debido al cierre de escuelas en Ohio, Maryland, Oregon, el estado de Washington, Florida e Illinois, así como en distritos de grandes ciudades como Los Ángeles, San Francisco y Washington, D.C., Algunas escuelas anunciaron que permanecerán cerradas tres semanas y otras seis.

Estas alteraciones tienen lugar en momentos en que gobiernos y hospitales en el mundo adoptan nuevas medidas para contener un brote que ha dejado 150.000 infectados y 5.800 fallecimientos en el mundo, donde miles de casos son confirmados a diario.

En Estados Unidos, donde la cifra de muertes subió el sábado a 51 y la de infecciones rebasó las 2.100, el presidente Donald Trump incluyó a Gran Bretaña e Irlanda en su lista de países europeos a los que impuso una restricción para la llegada de personas, y los hospitales buscaban ampliar la capacidad de camas y personal para no verse desbordados a medida que aumenta el número de infecciones.

“No hemos alcanzado nuestro punto más alto” de infecciones, dijo el doctor Anthony Fauci, de los Institutos Nacionales de Salud. “Veremos más casos, más sufrimiento y más muerte”.

Muchos padres que trabajan buscan quién les cuide a los hijos aun si les permiten laborar desde casa. Las necesidades de cuidado infantil son alarmantes en especial para las legiones de enfermeras, empleados de hospitales y de salud en el país porque deben estar físicamente en sus trabajos para enfrentar la crisis.

Los gobernadores han elaborado planes de emergencia para proveer cuidado infantil para los hijos de los empleados médicos y de otros estamentos que atienden emergencias, como si fueran tiempos de guerra.

“Yo diría que esto equivale a guarderías con capacidad similar a las de la Segunda Guerra Mundial para nuestros trabajadores de salud pública porque vamos a necesitar a todos y cada uno de ellos”, dijo la gobernadora de Oregon, Kate Brown.

Los padres desesperados que deben ir a trabajar y tienen hijos que no irán a la escuela porque no habrá clases han recurrido a las redes sociales en busca de guarderías o intercambian consejos sobre quién podría cuidárselos.

John Persak, habitante de Seattle, creó la semana pasada un grupo en Facebook para padres cuyos hijos estarán en casa debido al cierre de escuelas. El grupo ha alcanzado casi 3.000 miembros.

“Estamos recibiendo cinco solicitudes por minuto en este momento”, dijo Persak, quien es padre y operador de una grúa en el puerto de Seatle. Sus horas de trabajo le fueron reducidas durante semanas debido al brote de coronavirus, que está afectando las entregas de carga procedentes de Asia.

___

The Associated Press recibe apoyo para sus coberturas de salud y ciencia de parte del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Huges. La AP es la única responsible del contenido.

___

Los periodistas de The Associated Press, Jennifer Peltz en Nueva York; Jeff Baenen en Minneapolis y Regina Garcia Cano en Washington; y Margery Beck en Omaha, Nebraska; Gecker, en San Francisco, y Flaccus en Oregon, contribuyeron a este despacho.

MAS NOTICIAS