Semenya se cambia a 200 metros con la mira en Tokio

Caster Semenya espera tener otra oportunidad en los Juegos Olímpicos.

Una oportunidad distinta, también.

Después de que le prohibieran competir en su carrera favorita y defender su título, la campeona olímpica en los 800 metros, aún así intentará estar presente en los Juegos de Tokio, cambiándose a los 200 metros planos.

Semenya anunció su decisión de cambiar de distancia el viernes en su cuenta en Instagram.

Dijo que su decisión fue motivada por el deseo de “competir el nivel más alto del deporte”.

“Esta decisión no ha sido fácil pero, como siempre, tengo la mira puesta en el reto y trabajaré arduamente, haciendo todo lo posible para clasificarme para Tokio y competir con mi máxima capacidad por Sudáfrica”, dijo.

De acuerdo con la altamente criticada regulación de testosterona del organismo que rige las pruebas de atletismo, Semenya y otras atletas con altos niveles naturales de testosterona tienen prohibido competir en pruebas desde los 400 metros hasta la milla a menos de que se sometan a tratamientos para reducir los niveles de testosterona.

Semenya se ha rehusado a hacerlo, diciendo que la nueva regla y la intervención médica que requiere es injusta y poco ética.

Pero la regulación no aplica a los 200 metros y esto le da aSemenya otra oportunidad para competir en sus terceros Juegos Olímpicos, aunque no sea en la carrera en la que ella quiere participar.

No será fácil.

Semenya ha participado pocas veces en los 200 metros y sólo en eventos de menor nivel. No compitió en esta distancia entre el 2016 y el 2019 y está muy lejos de la marca de las mejores del mundo.

La velocista sudafricana de 29 años tiene que mejorar su marca personal en los 200 metros por casi dos segundos para clasificarse para los justas de Tokio. Su mejor registro es de 24.26 segundos, fijado en Sudáfrica en febrero de 2019. La marca mínima es de 22.80 segundos.

La decisión de Semenya de probar su suerte en los 200 metros pudiera indicar que ella ha renunciado a proseguir su reto legal contra las regulaciones del atletismo mundial a los niveles de testosterona para atletas con diferencias de desarrollo sexual.

La segunda apelación de Semenya contra las normativas que la obligan a ella y a otras femeninas con niveles naturalmente elevados de testosterona a reducirlos para ser elegibles a competir es considerada ahora por el Tribunal Federal Suizo. El año pasado perdió una apelación similar en el Tribunal de Arbitraje del Deporte.

Semenya, de 29 años, nació con la configuración cromosómica XY típica de los varones, pero también con rasgos femeninos. Ha sido identificada legalmente como mujer toda su vida, pero el organismo rector del atletismo argumentó que ella era “biológicamente masculina”, algo que Semenya rechaza.

La historia de Semenya ha llamado la atención en el deporte desde que comenzó a competir como una adolescente desconocida y ganó el campeonato del Mundo en el 2009 en medio de las dudas de su género.

Ganó dos títulos olímpicos y tres campeonatos del mundo en los 800 metros y es la campeona reinante olímpica pero le han prohibido competir en dos ocasiones en su carrera.

Semenya insinuó que podría cambiar a los 200 metros después de que ganó una inusual carrera de 300 metros y batió el récord sudafricano el mes pasado, su primera competencia en cualquier distancia en ocho meses.

Después del triunfo declaró: “Estoy aquí para quedarme. Seguiré viéndome las caras con el atletismo”.