OEA retira a sus observadores de conteo de votos de Guyana por dudas sobre "imparcialidad"

La Organización de Estados Americanos (OEA) anunció que retiró su misión de observación de las elecciones de Guyana debido a las preocupaciones sobre la "imparcialidad y transparencia" del conteo de votos en el país sudamericano.

Los embajadores de Estados Unidos, Reino Unido y Canadá también abandonaron la tabulación de votos para la Región 4, un importante bastión del gobierno que incluye la capital Georgetown y es el distrito de votación más grande de la antigua colonia británica.

El presidente David Granger está tratando de aferrarse a una débil mayoría en el parlamento del país rico en petróleo pero con escasa liquidez.

Los observadores internacionales habían instado previamente a Granger a no cantar victoria hasta que se puedan verificar los resultados de las elecciones del 2 de marzo, debido a acusaciones "creíbles" de fraude.

La misión de observación de la OEA reiteró su advertencia de que el recuento de votos para la Región 4 "no cumple con el estándar requerido de imparcialidad y transparencia" y el órgano electoral había desafiado la orden de la justicia de que los observadores deberían poder ver qué se contaba y cómo.

En una declaración que explica la salida de sus observadores, la OEA dijo que era "poco probable que el recuento produzca un resultado que sea creíble y que pueda generar confianza del público".

"La legitimidad de cualquier gobierno que se instale en estas circunstancias será cuestionable. Esto sería un golpe terrible para la democracia del país. El pueblo de Guyana no se lo merece".

Sin embargo, la Comisión Electoral de Guyana se adelantó el viernes por la noche y declaró los resultados para al distrito, que mostraron un liderazgo de la Alianza para el Cambio de Granger (ANPU-AFC) con 136.057 de los 218.927 votos emitidos, contra 77.231 para el opositor Partido Popular Progresista (PPP).

Los resultados fueron rechazados inmediatamente por el PPP.

Según el comisionado electoral alineado con la oposición Robeson Benn aseguró que "no se estaba entregando un proceso electoral justo al pueblo de Guyana".

Expresando preocupaciones similares a la OEA, los embajadores de Estados Unidos, la Unión Europea, Reino Unido y Canadá dijeron que los resultados de la Región 4 "no serán creíbles y un presidente juramentado en la base de esos resultados no se considerará legítimo".

La política guyanesa está marcada por las divisiones étnicas, con la gobernante ANPU-AFC siendo apoyada por la comunidad afroguyanesa, mientras que el PPP de la oposición está respaldado por la población indoguyanesa.

Las elecciones de este país están siendo observadas más de cerca de lo que normalmente podría ser el caso, porque el eventual ganador tendrá el control de un próximo auge petrolero que está destinado a transformar Guyana.

El Fondo Monetario Internacional espera que la economía del país registre el mayor crecimiento a nivel mundial este año, un asombroso 85%.

str-mtp/ec/mps/rsr

MAS NOTICIAS