África mantiene a distancia el coronavirus pero teme lo peor

Los países africanos se libran por ahora de la pandemia de coronavirus que se ceba con el resto del mundo pero son pesimistas y se esfuerzan en retrasar su propagación, limitando y aislando los casos "importados" de Asia y Europa.

Hasta el viernes se registraron casi 200 contagios por el coronavirus en 13 países de África subsahariana, según las autoridades nacionales, y un primer muerto confirmado en Sudán.

Sudáfrica es, con 24 casos, todos ellos pacientes que han viajado recientemente a Europa, el país más afectado del continente.

Unas cifras anecdóticas en comparación con las aproximadamente 135.000 personas infectadas y más de 5.040 muertos en todo el mundo desde la aparición del virus en China en diciembre.

Pero, muy lentamente, el nuevo coronavirus comienza  a llegar a África. En las últimas 24 horas se han registrado los primeros casos en Gabón, Ghana, Guinea, Kenia, Etiopía, Sudán y Mauritania.

Los dirigentes africanos lo llevan diciendo desde el comienzo de la pandemia: sus países no se librarán.

"Se convertirá en una crisis nacional", advirtió el jefe de Estado sudafricano Cyril Ramaphosa, presidente interino de la Unión Africana (UA).

La enfermedad provocada por el coronavirus (COVID-19) representa una amenaza para el continente debido a la vulnerabilidad de los sistemas sanitarios.

- Prohibiciones -

"Desgraciadamente la pandemia llega en un momento en que el sistema de salud de Zimbabwe atraviesa su peor momento (...) y es incapaz de gestionar el coronavirus", declaró a la AFP el doctor Norman Matara, de la Asociación de Médicos de Zimbabue para los Derechos Humanos (ZDHR).

Casi todos los casos africanos han sido "importados" de Europa, según el término utilizado por el Instituto Sudafricano de Enfermedades Contagiosas (NICD).

Por eso las autoridades intentan prevenir el contagio a partir de estos pacientes.

Varios países han cancelado las conferencias o eventos deportivos y culturales. Kenia ha suspendido temporalmente las concentraciones públicas y los vuelos de su aerolínea nacional a Italia, el principal foco de la enfermedad en el continente europeo.

Sudán del Sur ha prohibido todos los vuelos procedentes de los principales países afectados hasta nuevo aviso. Gabón prohibió la entrada de personas que vengan de China, Corea del Sur e Italia.

En cuanto a la prevención de riesgos, Ruanda ha puesto agua y jabón a disposición de los usuarios del transporte público.

Los expertos internacionales estiman que los países africanos han aprendido la lección de las recientes epidemias de fiebre hemorrágica Ébola en la República Democrática del Congo y en Guinea y están mejor preparados para la enfermedad COVID-19.

"Podemos partir del principio de que los sistemas de salud, las plataformas de cooperación y comunicación y el monitoreo se han desarrollado", consideró Dorian Job, gerente de programas de Médicos Sin Fronteras (MSF) en Burkina, Níger, Nigeria y Camerún.

- "La contención, primordial" -

Pero las autoridades, los expertos y la población siguen preocupados.

En Kenia, el anuncio el viernes de la primera infección hizo que la gente se precipitara a los supermercados de Nairobi para abastecerse.

En Sudáfrica, los habitantes de Polokwane (noreste) son reacios a acoger este fin de semana cerca de su ciudad a un centenar de compatriotas que regresan de China, aunque se sometan a una cuarentena estricta.

En Nigeria y en Camerún ya se han detectado dos casos de contagio local.

"Estamos en una fase en la que es primordial contener el virus", insistió a la AFP Richard Friedland, director de Netcare, la red más importante de clínicas privadas en Sudáfrica.

"Si fracasamos, tendremos la misma situación que en Italia", agregó, temiendo la propagación del virus en los barrios de viviendas ilegales muy difíciles de aislar.

"El impacto podría ser catastrófico" para África, advirtió.

De resultas de la pandemia, la caída de los precios mundiales del petróleo ha obligado a Nigeria, el principal productor africano, a recortar el presupuesto.

"Nos afectará mucho, sin duda alguna", afirmó el viernes el ministro de Turismo de Kenia, Najib Balala.

"África no debe ser el nuevo foco de la enfermedad", advirtió el presidente senegalés Macky Sall. "Debemos estar en alerta y tomar muy en serio el coronavirus".

burs-pa/jpc/erl/pc

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos