Ejército de EEUU considera un "éxito" sus bombardeos en Irak contra milicia proiraní

Las fuerzas armadas estadounidenses calificaron este viernes de "éxito" los bombardeos que realizaron en la madrugada en Irak contra una milicia proiraní y anunciaron que mantendrán ahora dos portaaviones en Oriente Medio para responder a la amenaza de Irán.

"Consideramos que ha sido un éxito en todos los lugares (atacados) y estamos muy satisfechos por el nivel de daños que hemos podido infligir", declaró en el Pentágono el general Kenneth F. McKenzie, jefe del Comando Central del ejército estadounidense, que abarca las regiones de Oriente Medio y Asia Central.

La aviación estadounidense bombardeó cinco posiciones cerca de Bagdad de las Brigadas de Hezbolá --una milicia proiraní de la que algunos elementos integraron el ejército iraquí-- en represalia por la muerte de dos militares estadounidenses en un ataque con cohetes contra una base de la coalición internacional en Irak.

Según McKenzie, los ataques fueron obra de aviones de combate equipados con armamento de precisión para infligir "el menor número de daños colaterales".

"Aún no tengo cifras (...), pero creemos que los daños colaterales fueron muy limitados", añadió.

Según un comunicado del ejército iraquí, los bombardeos mataron a tres militares y dos policía en la gobernación de Babilonia, en el centro de Irak, y a un civil que trabajaba en la obra de un aeropuerto en construcción en Kerbala (centro).

"Quiero resaltar que esos bombardeos defensivos tenían como objetivo destruir armas convencionales sofisticadas suministradas por Irán y que Estados Unidos actuó en defensa propia, respondiendo a un ataque directo y deliberado contra una base iraquí que alberga fuerzas de la coalición", dijo McKenzie.

La amenaza que supone el régimen iraní "sigue siendo muy alta", añadió. "No creo que las tensiones hayan disminuido" desde la muerte en enero del poderoso general iraní Qasem Soleimani en un bombardeo estadounidense en Bagdad.

El jefe del Comando Central explicó que obtuvo del secretario de Defensa, Mark Esper, un permiso para mantener dos portaaviones en la región por primera vez desde 2012. "Tenemos la flexibilidad, la capacidad y la voluntad para responder a cualquier amenaza".

sl/la/gma/mps

MAS NOTICIAS