Calles y comercios vacíos en Irán para frenar el coronavirus

Las calles y tiendas de Irán tendrán que permanecer vacías y los ciudadanos estarán "vigilados", anunciaron este viernes las autoridades, para intentar atajar el nuevo coronavirus, que ya se cobró más de 500 vidas en el país.

Las fuerzas de seguridad "empezarán a vaciar las tiendas, las calles y las carreteras, conforme a una decisión tomada a escala nacional y aplicable en las próximas 24 horas", declaró a la televisión estatal el general Mohammad Bagheri, jefe del Estado Mayor.

"En los próximos 10 días, el conjunto de la nación iraní será vigilado por el ciberespacio, por teléfono y, si es necesario, en persona", afirmó el general.

"Las personas sospechosas de estar enfermas serán identificadas", añadió.

Desde que se anunciaron los primeros decesos, en febrero, las autoridades iraníes cerraron escuelas, aplazaron actos y disuadieron a la población de viajar durante las vacaciones del Año Nuevo persa, que este año caen del 19 de marzo al 3 de abril.

Pero, pese a esas medidas, el número oficial de fallecidos y de infecciones ha aumentado de forma exponencial.

El guía supremo, el ayatolá Alí Jamenei, ordenó el jueves a las fuerzas armadas que combatan la epidemia coordinando sus servicios y redoblando esfuerzos.

- "Del lado bueno de la Historia" -

En su último recuento, la República Islámica informó el viernes de 85 muertos más, el balance diario más alto desde que se declaró la epidemia en Irán.

"En todo el país, se registraron al menos 1.289 personas infectadas [más]", anunció el portavoz del Ministerio de Salud, Kianoush Jahanpur.

Con 514 fallecidos y 11.364 personas contagiadas en total, Irán es uno de los países más afectados por la pandemia, después de China e Italia.

Varios diputados, responsables gubernamentales o exoficiales se infectaron y algunos murieron. El jueves, Ali Akbar Velayati, consejero principal del guía supremo iraní, fue puesto en cuarentena al presentar "síntomas leves".

El jueves, Teherán anunció que había solicitado ayuda al Fondo Monetario Internacional y el ministro iraní de Relaciones Exteriores, Mohammad Javad Zarif, instó a la institución a "ponerse del lado bueno de la Historia" en un tuit.

- "Hacer más" -

En una carta dirigida al secretario general de la ONU, Antonio Guterres, Zarif reclamó el cese de las sanciones estadounidenses, las cuales "socavan" los esfuerzos del país para luchar contra la epidemia de COVID-19, según el responsable.

Desde su retirada unilateral, en mayo de 2018, del acuerdo sobre el programa nuclear iraní, Estados Unidos aplica una política de "máxima presión" para paralizar las finanzas del gobierno iraní, sobre todo con el restablecimiento de fuertes sanciones económicas.

Aunque sobre el papel las sanciones de Washington no afecten ni a los medicamentos ni a los equipos médicos, estos están en la práctica sometidos al bloqueo estadounidense, pues los bancos internacionales suelen rechazar cualquier transacción que implique a Irán y así evitar cualquier eventual represalia por parte de Estados Unidos.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) elogió el jueves las acciones emprendidas por las autoridades iraníes para contener la enfermedad, después de que una delegación de la organización y de expertos en salud pública visitara el país durante cinco días.

"Consideramos que las estrategias y las prioridades de Irán para controlar la [enfermedad de] COVID-19 evolucionan en la buena dirección", declaró Richard Brennan, director regional de urgencias de la OMS, el jueves en un comunicado.

"Pero hay que hacer más", recalcó.

"Llegamos a un acuerdo sobre las áreas prioritarias que deben pasar a la etapa superior, con la ayuda de las autoridades sanitarias, basándonos en lo experimentado en China y en otras partes", agregó.

ap/dv/all/jvb

MAS NOTICIAS