Las restricciones de Trump son un "duro golpe" para el sector aéreo

La decisión de Donald Trump de prohibir a los europeos la entrada a Estados Unidos para contener el contagio del coronavirus es un "golpe duro" para el sector aéreo, uno de los más afectados hasta ahora por esta epidemia.

- ¿A quién afecta la prohibición? -

A cualquier persona que haya permanecido en uno de los 26 países europeos de la zona Schengen durante los 14 días anteriores a su llegada a Estados Unidos, con la excepción de los estadounidenses y los residentes permanentes de Estados Unidos.

La medida entrará en vigor el sábado a las 03H59 GMT y durará un mes.

Depende de las aerolíneas comprobar quién puede o no puede embarcar. Si a un pasajero se le niega la entrada a Estados Unidos, corresponde a la aerolínea repatriarlo.

- ¿Cuál es el volumen del tráfico aéreo entre EEUU y Europa? -

El mercado norteamericano es crucial para el tráfico aéreo de larga distancia, sobre todo Nueva York, un destino para el cual hay un tráfico regular y una gran proporción de pasajeros en clase ejecutiva, que es más rentable.

Por ejemplo, Estados Unidos representó el 8,1% del tráfico de los aeropuertos de París en 2019 (8,7 millones de pasajeros), frente a 2,1% para China.

- ¿Cuál será el impacto para las aerolíneas y aeropuertos? -

La IATA (Asociación Internacional del Transporte Aéreo) advirtió el jueves que la decisión de Trump generará "enormes presiones de liquidez a las aerolíneas" y pidió medidas urgentes como líneas de crédito, reducir los costos de infraestructura y la presión tributaria para que las compañías puedan paliarla.

La compañía islandesa Icelandair anunció restricciones que "afectarán significativamente a los planes de vuelo".

La prohibición de Estados Unidos es "otro duro golpe para las aerolíneas", estima Charlie Roberson, economista de Renaissance Capital en Londres.

En Italia, uno de los dos aeropuertos de Roma, utilizado principalmente por las aerolíneas de bajo coste, cerrará a partir del viernes, mientras que el otro verá reducida su actividad.

En Fráncfort, desde donde salen 480 vuelos semanales hacia Estados Unidos, el operador del aeropuerto no menciona "por el momento ningún plan concreto de cierre de las terminales", mientras que en París se está debatiendo el posible cierre de una de las terminales de Charles-de-Gaulle.

Air Europa anuncia paro parcial entre sus empleados, ante el impacto del coronavirus, al igual que la compañía de bajo costo Norwegian Air.

- ¿Qué consecuencias financieras? -

Las aerolíneas europeas Air France, IAG (British Airways) y Lufthansa caían todas en la bolsa el jueves.

La Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) había estimado el 5 de marzo, antes de la decisión de Estados Unidos, que las pérdidas de facturación de las empresas podrían alcanzar los 113.000 millones de dólares si el coronavirus continuaba propagándose.

"Hay dos cuestiones clave, una es el fin de la crisis sanitaria y la otra es cómo se sostendrá la economía", comentó Olivier Fainsilber, experto en transporte aéreo de la empresa Oliver Wyman.

En un sector frágil que ha visto la reciente quiebra de más de una docena de empresas en Europa, es probable que el coronavirus cause más daños.

Para ser rentable, un avión debe volar con un factor de carga de al menos 70 a 80%.

- ¿Precedentes? -

En septiembre de 2001, tras los atentados contra las Torres Gemelas, el tráfico aéreo hacia Estados Unidos se interrumpió completamente durante tres días.

En el punto álgido de la epidemia del SRAS, que afectó principalmente a China, Hong Kong y Singapur, los ingresos de las compañías que operaban en la región de Asia y el Pacífico disminuyeron en un 35% en mayo de 2003.

La crisis financiera arrastró a las aerolíneas en 2008 y 2009.

Y cuando un volcán islandés entró en erupción en abril de 2010, se cancelaron más de 100.000 vuelos en 6 días debido al cierre del espacio aéreo europeo. Esto resultó en una pérdida de 1.800 millones de dólares en ingresos para el tráfico aéreo mundial.

bur-mra-sw/meb/eg

MAS NOTICIAS