Talibanes rechazan propuesta del gobierno de liberar 1.500 prisioneros antes de negociar

Los talibanes rechazaron este miércoles la propuesta del gobierno afgano de liberar a 1.500 prisioneros como "gesto de buena voluntad", y advirtieron que están dispuestos a reanudar los combates.

El decreto anunciado por el presidente Ashraf Ghani sobre la disposición de Kabul a liberar a esos 1.500 insurgentes antes de comenzar las conversaciones, hizo albergar esperanzas de que los talibanes se sentarían a la mesa de negociaciones.

Esta oferta consiste en liberar progresivamente y durante varios meses a los 5.000 insurgentes prisioneros en su poder, a cambio de una reducción "importante" de la violencia en el país, dijo un portavoz talibán a la AFP.

"Los 5.000 prisioneros tienen que ser liberados al mismo tiempo", afirmó Suhail Shahin, asegurando que para ello serían necesarias "negociaciones interafganas", entre los insurgentes y el gobierno.

Estas negociaciones, que iban a comenzar el martes, fueron retrasadas por la falta de acuerdo sobre los prisioneros.

Para los talibanes, el intercambio de estos, que figura en el acuerdo firmado en Doha el 29 de febrero, es un requisito imprescindible para comenzar negociaciones de paz.

Ghani había rechazado esta idea, pero terminó haciendo su nueva propuesta este miércoles.

Según su portavoz, Sediq Sediqqi, "la gracia y la liberación de 1.500 presos talibanes" comenzaría el sábado y se pondría en libertad a una media de 100 detenidos por día.

En cuanto comiencen las negociaciones entre Kabul y los insurgentes, se liberarán 500 presos cada dos semanas hasta llegar a 5.000, "a condición de que la violencia disminuya de manera importante", explicó el portavoz.

Pero esta propuesta no fue aceptada por los talibanes.

Esta negativa vuelve a sembrar dudas, y cada día de demora en eventuales negociaciones significa más derramamiento de sangre, con los insurgentes perpetrando decenas de ataques en todo el país.

Este miércoles, el gobierno también advirtió que reanudaría sus operaciones ofensivas contra los rebeldes la próxima semana si continúan la violencia, poniendo fin a un alto el fuego parcial, unilateral, establecido antes de las conversaciones.

"El fracaso de este proceso será responsabilidad de los talibanes", señaló Sediqqi, añadiendo: "nosotros hemos tomado las medidas políticas necesarias, pero la otra parte todavía insiste con la violencia".

- "Ganadores en el campo de batalla" -

"Nuestras fuerzas actualmente están en 'defensa activa', pero a partir de la semana próxima, si los talibanes continúan con la violencia, tomaremos represalias", advirtió.

En Afganistán, la semana comienza el sábado. El decreto de Ghani suaviza su postura, pero con una condición: ninguno de los prisioneros liberados volvería al frente de combate.

El enviado estadounidense para Afganistán, Zalmay Khalilzad, dio su beneplácito a este decreto e instó al gobierno y a los talibanes a reunirse "inmediatamente" en Catar, con el objetivo de resolver los detalles del intercambio de prisioneros.

El experto Michael Kugelman, analista del Wilson Center, indicó que el problema de los prisioneros da una idea de los desafíos que enfrentarán los negociadores del gobierno afgano y los mediadores estadounidenses.

Kugelman dijo a la AFP que los talibanes "juegan duro porque tienen influencia (...) No tienen prisa de que el proceso de paz funcione, porque se saben ganadores en el campo de batalla".

"Simplemente, pueden retirarse si lo consideran necesario", añadió.

Este decreto fue dado a conocer horas después del anuncio de Estados Unidos de que sus fuerzas habían comenzado a retirarse de dos bases en Afganistán, a raíz del compromiso de retirarse del país en un plazo de 14 meses a cambio de garantías de seguridad por parte de los talibanes.

str-us-emh-eb/jf/lch/bl/age/af

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos