Alza de costos de los alimentos impulsa precios al consumidor EEUU en febrero

Imagen de archivo de una mujer empujando un carro de compras durante un evento de ventas por el Día de Acción de Gracias en un local Walmart en Westbury, Nueva York, Estados Unidos. 28 de noviembre, 2019. REUTERS/Shannon Stapleton/Archivo
Imagen de archivo de una mujer empujando un carro de compras durante un evento de ventas por el Día de Acción de Gracias en un local Walmart en Westbury, Nueva York, Estados Unidos. 28 de noviembre, 2019. REUTERS/Shannon Stapleton/Archivo

Por Lucia Mutikani

WASHINGTON, 11 mar (Reuters) - Los precios al consumidor en Estados Unidos registraron un incremento imprevisto en febrero, pero es probable que bajen en los próximos meses debido a que se espera que el brote de coronavirus COVID-19 deprima la demanda por algunos bienes y servicios.

El reporte del Departamento del Trabajo también mostró el miércoles un incremento continuo de la inflación subyacente el mes pasado.

Los mercados financieros esperan que la Reserva Federal recorte nuevamente las tasas de interés en su reunión de política monetaria la próxima semana. El banco central rebajó el costo del crédito en 50 puntos básicos el martes pasado, en una medida de emergencia luego de que la propagación del coronavirus avivó los temores a una recesión en el país y el mundo.

El Departamento del Trabajo dijo que su Índice de Precios al Consumidor subió un 0,1% el mes pasado, en línea con el alza de enero, debido a que los crecientes costos de los alimentos y el alojamiento contrarrestaron la baja de la gasolina.

En los 12 meses a febrero, el IPC ganó un 2,3%. Eso siguió al salto del 2,5% registrado en enero, la mayor alza interanual desde octubre de 2018. Economistas consultados por Reuters esperaban que el IPC se mantuviera sin cambios en febrero y aumentara un 2,2% interanual.

El coronavirus, que causa una enfermedad respiratoria llamada COVID-19, ha causado la muerte de al menos a 31 personas en Estados Unidos y ha contagiado a más de 1.000. En total, más de 4.000 personas han muerto por COVID-19 y alrededor de 120.000 han sido infectadas.

La enfermedad se originó en China, la principal fuente de insumos utilizados en muchas fábricas en Estados Unidos. Si bien algunas fábricas chinas han reanudado sus operaciones después de que Pekín extendió las vacaciones del Año, están funcionando por debajo de su capacidad normal.

Es previsible que las interrupciones de los suministros lleven a la escasez de algunos bienes, incluidos medicamentos, lo que podría aumentar sus precios. Pero los temores de una recesión global y la disputa sobre producción de petróleo entre Rusia y Arabia Saudita han hecho caer la cotización del crudo.

Excluyendo los componentes volátiles de alimentos y energía, el IPC aumentó 0,2% en febrero, en línea con el avance de enero.

El llamado IPC subyacente subió un 0,2229% el mes pasado. La inflación subyacente en febrero se vio impulsada por el aumento de los precios del vestuario, el cuidado personal, la atención médica, la educación y los automóviles y camiones usados. Las tarifas aéreas y los precios de recreación cayeron.

En los 12 meses a febrero, el IPC subyacente subió un 2,4%, luego de avanzar un 2,3% durante cuatro meses consecutivos.

La Fed sigue el índice de gastos de consumo personal (PCE) para su objetivo de inflación del 2%. El PCE subió un 1,6% interanual en enero, por debajo de su objetivo en 2019. Los datos de precios del PCE de febrero se publicarán a finales de este mes.

(Reporte de Lucia Mutikani. Editado en español por Ricardo Figueroa)

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos