Británicos escépticos ante respuesta del gobierno al virus

LONDRES (AP) — El gobierno británico ha estado exhortando a la población a continuar con su rutina normal pese a la diseminación del coronavirus, pero muchos habitantes, viendo las estrictas medidas en otros países europeos, se muestran escépticos.

“Deberían cerrar las escuelas ahorita”, declaró Rory Stewart, ex ministro de gobierno que ahora se ha postulado para alcalde de Londres. “Deberían cancelarse todas las concentraciones grandes o medianas de personas, y todos los que vengan de países afectados deben ser examinados y colocados en cuarentena”.

El gobierno y sus asesores sanitarios, sin embargo, insisten en que eso todavía no es necesario.

Hasta el martes, había en Gran Bretaña 373 casos confirmados y seis muertes debido al virus conocido como COVID-19.

Para la mayoría de la gente, el virus produce sólo síntomas leves como tos y fiebre. Pero para otros, especialmente los ancianos o los que sufren otras dolencias, el virus puede provocar atrofias más severas como neumonía. La mayoría de los enfermos se recuperan en pocas semanas.

Las autoridades médicas británicas se han centrado en identificar y aislar a las personas enfermas, y tratar de averiguar con quién estuvieron en contacto a fin de contener o por lo menos frenar un poco el contagio de la enfermedad.

Los responsables afirman que cancelar granes eventos o hacer que la gente se quede en casa, en estos momentos, sería contraproducente, ya que la población estará harta de las restricciones cuando se harán más necesarias, en el apogeo de la enfermedad.

“Uno tiene que lograr el apoyo de la población. Sin el apoyo de la población, la gente, o por lo menos gran parte de la gente, no le hará caso a las medidas y toda la estrategia queda estropeada”, señaló Susan Michie, profesora de psicología en la University College London.

Las autoridades insisten en que no están siendo negligentes y que el país presentará medidas más estrictas cuando el virus se haga más peligroso. En las próximas dos semanas se le pedirá todo el que presente síntomas, incluso leves, que se quede en casa por una semana.

Mark Woolhouse, profesor de epidemiología en la Universidad de Edimburgo, indicó que la respuesta oficial hasta ahora ha sido “mesurada y bien pensada”.

“La contención iba a fracasar de todas maneras”, señaló el académico, “pero sí creo que la respuesta ha logrado retrasar la epidemia en Gran Bretaña por unos días o semanas”.

___

El Departamento de Noticias sobre Salud y Ciencia de The Associated Press recibe apoyo del Departamento de Educación Científica del Instituto Médico Howard Hughes. La AP es la única responsable de su contenido.

MAS NOTICIAS