DT Miguel Russo recuperó su salud y volvió a Boca para ser campeón

Con más de tres décadas como entrenador, Miguel Ángel Russo superó graves problemas de salud y después de 13 años volvió para ser otra vez campeón en Boca Juniors.

Este hombre de 63 años ha vivido con la escuadra 'xeneize' sus momentos más exitosos como conductor técnico.

Regresó a Boca en enero de este año y le bastaron unas pocas fechas para conducir al equipo a la obtención de la Superliga, al superar en la recta final a River Plate, en un apasionante desenlace del campeonato argentino.

Su vuelta al club azul y oro se produjo por impulso de Juan Román Riquelme, el talentoso enlace que hoy es vicepresidente segundo de Boca, y que brilló en la temporada 2007, cuando Russo llevó a Boca a ganar su última Copa Libertadores, su logro mayor como DT hasta el momento.

La victoria con Boca le llega a Russo dos años después de superar un cáncer de próstata mientras dirigía al Millonarios, en Colombia.

"Es una enfermedad a la que hay que saber lucharla. Me aferré mucho en mi gente y me ayudó muchísimo la gente de Millonarios. Eso tiene un valor incalculable y les estaré agradecido por siempre. Pero no soy un héroe por haber luchado contra el cáncer. Hay gente anónima que lucha más que yo y está de pie", relató en una entrevista.

Más allá de su éxito en Boca, la vida de Russo tiene un fuerte vínculo en Estudiantes, club en el que jugó entre 1975 y 1988 como mediocampista defensivo o central, lapso en el que disputó 418 partidos y celebró dos títulos, el campeonato Metropolitano-1982 y el torneo Nacional-1983, con una fuerte influencia de Carlos Salvador Bilardo.

En ese equipo, primero dirigido por Bilardo y luego por Eduardo Manera, Russo integró una de las líneas centrales más recordadas del fútbol argentino en los años ochenta, junto con Alejandro Sabella -luego DT de la selección argentina subcampeona mundial en Brasil 2014-, Marcelo Trobbiani y José Daniel ‘Bocha’ Ponce.

También integró la selección que Bilardo armó en 1983 y disputó las eliminatorias sudamericanas, pero finalmente quedó al margen del equipo argentino que conquistó el Mundial del año siguiente en México-1986, con Diego Maradona como estandarte.

- Festejo en Libertadores-2007 -

Tras su retiro como jugador, comenzó en 1989 una extensa carrera como entrenador, cuyo primer paso fue en Lanús, que por entonces militaba en la segunda división y al que condujo al ascenso a primera en 1990 y en 1992, pese a sufrir un descenso en 1991.

En 1994, junto con Manera, su ex DT, asumió en conjunto la misión de devolver a primera división a Estudiantes, después de que el club ‘pincha’ sufriera un histórico descenso, y en un año lo regresó a la máxima categoría, con un plantel en el que surgieron, entre otros, Juan Sebastián Verón y Martín Palermo.

Fuera del país, tuvo un recordado paso por la Universidad de Chile, a la que llevó hasta las semifinales de la Copa Libertadores de América en 1996, y en Colombia obtuvo el Torneo Finalización-2017 y la Superliga-2018 como conductor de Millonarios.

En cambio, no le fue bien en España, donde apenas duró seis meses al frente de Salamanca, en 1998, y menos aún en México, ya que apenas dirigió al Monarca Morelia en 15 partidos, con apenas tres meses en el cargo.

Tras varias temporadas, celebró su primer título en el fútbol argentino al mando de Vélez Sarsfield, con el que ganó el torneo Clausura-2005, y poco después fue convocado por Boca, al que llevó a conquistar la Copa Libertadores-2007, aunque se alejó después de perder con el italiano Milan la final de la Copa Intercontinental.

En su carrera como DT también condujo a Rosario Central, al que ascendió a primera división (2013), a Colón de Santa Fe, San Lorenzo, Racing, Alianza Lima de Perú y el paraguayo Cerro Porteño, y estuvo muy cerca de llegar a la selección argentina en 2016, aunque finalmente la dirigencia de la AFA se inclinó por otro entrenador.

str/dm/cl

MAS NOTICIAS