Ejército birmano decomisa "océano" de heroína y metanfetaminas en Triángulo de Oro

Los sacos con heroína y metanfentaminas, valorados en unos 100 millones de euros, se alinean en el célebre "Triángulo de Oro", en el corazón del Sureste Asiático. Se trata de uno de los mayores alijos aprehendidos por el ejército birmano en esta zona fronteriza, donde proliferan los laboratorios de la droga.

"Es la mayor incautación del año", declaró el viernes el general Tun Tun Nyi, portavoz de la oficina del comandante en jefe, durante una visita de la prensa a esta zona teatro de conflictos étnicos e intracomunitarios alimentados por el dinero de la droga.

Un chivatazo en una de las regiones productoras de estupefacientes más importantes puso fin a la actividad ilícita de tres grandes laboratorios esta semana y supuso la incautación de 43 millones de pastillas de metanfetaminas.

"Nuestros soldados están en las zonas boscosas a las que la policía no puede llegar", agregó el general.

Cantidades récord siguen produciéndose en estas zonas boscosas donde los grupos rebeldes y redes criminales imponen su ley. Cada año recaudan miles de millones de dólares.

El Estado de Shan, en el corazón del Triángulo de Oro, zona terrestre escarpada que separa Birmania, Laos, China y Tailandia, es una plataforma del tráfico de metanfetaminas, que salen de aquí hacia el resto del Sureste Asiático a través de Tailandia, rumbo a China por el norte y al oeste por Bangladesh.

Las operaciones militares en torno a la zona de Kutkai, en el Estado de Shan, han pemitido encontrar laboratorios de donde salen millones de pastillas "yaba" (acrónimo de metanfetamina con contenido reducido de cafeína), heroína y cristales de meth, la droga más conocida con el nombre de "Ice" (hielo en inglés).

El precio del "yaba" --la droga predilecta de Asia del Sur- se triplica cuando se exporta a Tailandia y Malasia. El "hielo" (Ice) fabricado en Birmania puede alcanzar los 150 dólares el kilo en las calles de Australia.

- Artillería pesada -

"Esta zona es muy peligrosa", explica a la AFP un alto responsable de la lucha contra la droga que pidió permanecer en el anonimato. "La población local es inocente, pero algunos hombres de negocios y grupos armados étnicos aprovechan de esta región para producir drogas".

El dinero de la droga alimenta los conflictos que se libran desde hace décadas entre el ejército y las guerrillas y entre los grupos rebeldes. Cada uno trata de apropiarse de un máximo de tierras y recursos naturales, numerosos en esta región.

En julio de 2019, en la misma zona, las fuerzas de seguridad que realizaban una redada contra los laboratorios de drogas en manos de rebeldes fueron recibidas con disparos de "artillería pesada".

Birmania está presionada para que controle esta avalancha de producción de drogas en estas zonas fuera de control. Este tráfico de productos estupefacientes ha escapado al control de la policía regional y ha generado corrupción y blanqueo de dinero. Esta avalancha de droga representa un problema de salud pública por las adiciones.

La Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Crimen (ONUDC) asegura que sin acción eficaz contra el dinero sucio, asociado a mejores programas de rehabilitación de los toxicómanos, el poder del crimen organizado amenaza con controlar algunos Estados del sureste asiático.

hla-apj/axn/soo/ia/af/eg

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos