La justicia española confirma que el Girona-Barcelona no debía jugarse en Miami

La justicia española confirmó este viernes que el partido entre el Girona y el Barcelona de enero de 2019 no debía jugarse en Miami, desestimando una demanda de la Liga de Fútbol contra la Federación Española (RFEF) por su negativa a autorizar el encuentro.

La Liga había presentado una demanda en un juzgado de lo mercantil contra la decisión contra la RFEF por no autorizar ese encuentro de la 21ª jornada de la Liga 2018/2019.

Una jueza de Madrid ha decidido desestimar esa demanda porque "la Liga ostenta competencia para organizar sus propias competiciones, pero en coordinación con la RFEF", según la sentencia hecha pública este viernes.

La magistrada recuerda, además, que la RFEF "no negó la autorización" de manera formal, ya que tenía de plazo hasta el 5 de enero de 2019 para decidir, "pero el Barcelona renunció a la disputa del partido en Miami".

"Desde LaLiga respetamos pero no compartimos el fallo del Juzgado de lo Mercantil nº 12 de Madrid respecto a la celebración de un partido de LaLiga en Estados Unidos, por lo que recurriremos la decisión", afirmó el campeonato español en un comunicado, tras conocer la decisión judicial.

La Liga considera que "jugar un partido de LaLiga en el extranjero, como ya hacen otras ligas de otros deportes como la NBA o la NFL, por ejemplo, es algo muy positivo para el crecimiento de la competición, para nuestros aficionados globales y hasta para la propia RFEF", dejando entender que seguirá intentando llevar fuera un partido.

- 'Satisfacción' -

La RFEF, por su parte, recibió "con gran satisfacción" la decisión judicial, que "reconoce la competencias federativas" y muestra que la Federación "ha actuado siempre con arreglo a derecho y legalmente".

Barcelona, Girona y la Liga habían solicitado autorización en 2018 a la RFEF para celebrar el partido entre los dos clubes catalanes en Miami, en el marco de un acuerdo con la empresa norteamericana Relevent para desarrollar la marca LaLiga en Estados Unidos.

Tanto la RFEF como el sindicato de jugadores habían mostrado su oposición a este encuentro, lo que acabó llevando al Barcelona en diciembre de 2018 a renunciar al encuentro "tras constatar la falta de consenso".

La Liga volvió a solicitar autorización, de nuevo, esta temporada para celebrar el 6 de diciembre pasado en Miami el partido de la 16º jornada del campeonato entre el Atlético de Madrid y el Villarreal, con el acuerdo de ambos clubes.

La Federación volvió a oponerse, aduciendo de nuevo el posicionamiento de la FIFA, que considera que "cuando un partido de una competición local se juega como local, se tiene que jugar en ese estadio", según el presidente de la RFEF, Luis Rubiales.

La Liga recurrió de nuevo a los tribunales solicitando a un juez que medidas cautelares para que la RFEF cesara en su oposición y autorizara el partido.

El juez rechazó en noviembre pasado esta petición alegando que era un caso idéntico al del Girona-Barcelona, todavía pendiente de fallo y alegó que tomar una decisión sería adelantarse a ese fallo.

gr/pm

MAS NOTICIAS