Un expresidente del sindicato automotor UAW inculpado de corrupción en EEUU

Las autoridades estadounidenses acusaron el jueves al expresidente del poderoso sindicato automotor UAW Gary Jones en el marco de una masiva investigación de corrupción que afecta a la organización desde hace casi tres años.

Jones, quien dirigió las negociaciones salariales en el otoño boreal pasado que condujeron a la huelga más larga en la historia de General Motors, está acusado de haber desviado, junto con otros dos dirigentes de la UAW, más de un millón dólares pertenecientes a la unión.

"El acusado Gary Jones, Vance Pearson, Edward Robinson (los otros dos dirigentes sindicales, NDLR) acordaron ilegalmente (...) malversar fondos destinados al sindicato", acusó el Departamento de Justicia de Estados Unidos (DoJ ) en documentos judiciales consultados por la AFP.

Los tres hombres "desviaron, robaron y sustrajeron ilegal y voluntariamente más de un millón de dólares en efectivo, propiedades y otros activos sindicales", dijo el ministerio.

Usaron ese dinero para ir al golf, comprar cigarros de lujo e ir a cenar a excelentes restaurantes.

El desvío de estos fondos, destinados a la capacitación de los empleados del sindicato, comenzó en 2010 y duró hasta septiembre pasado, según los investigadores.

Jones, quien se convirtió en presidente de la UAW en 2018, fue expulsado abruptamente a fines del año pasado para limitar el impacto del escándalo en el sindicato.

En ese momento, había hecho saber que se retiraba por voluntad propia.

Es la duodécima persona acusada en el marco de este caso, que salió a la luz en julio de 2018. Su coacusado Vance Pearson se declaró culpable el mes pasado del cargo de crimen organizado.

En noviembre, la UAW anunció una reforma de sus prácticas para proteger a la organización "de la corrupción y la malversación".

lo/jum/dax/dg/ll

MAS NOTICIAS