EEUU intenta preservar el proceso de paz en Afganistán

Estados Unidos llamó el jueves a poner fin "inmediatamente" al brote de violencia surgido en Afganistán tras la firma de un acuerdo histórico con los talibanes y a superar los obstáculos a la apertura de negociaciones de paz interafganas.

Pese al deterioro de la situación, el secretario de Estado Mike Pompeo reafirmó su confianza en los jefes del grupo islamista expulsado del poder en 2001 por Washington por haberse negado a romper con Al Qaida tras los atentados del 11 de septiembre de 2001.

"Seguimos pensando que los dirigentes talibanes están trabajando para cumplir su compromisos", dijo durante una rueda de prensa en el Departamento de Estado cuatro días después de haber asistido a la firma del acuerdo en Doha y cinco días antes del comienzo teórico de negociaciones directas inéditas entre los rebeldes y el gobierno de Kabul.

El texto prevé que las fuerzas estadounidenses y extranjeras inicien de inmediato su retiro progresivo y que el último soldado abandone territorio afgano en 14 meses, a condición de que los talibanes respeten sus compromisos en materia antiterrorista y que el diálogo interafgano avance.

Pompeo no negó sin embargo la multiplicación de ataques de los talibanes, que llevó a que Estados Unidos bombardeara sus posiciones.

"El aumento de la violencia en zonas de Afganistán en los últimos dos días es inaceptable", dijo. "La violencia debe ceder de inmediato para que el proceso de paz pueda avanzar".

Tras una semana de "reducción de la violencia" globalmente respetada antes de la firma del acuerdo del sábado, los talibanes retomaron sus ataques contra las fuerzas afganas.

Los diplomáticos estadounidenses esperaban sin embargo que esta tregua parcial se consolidara antes de la apertura de negociaciones interafganas, prevista para el 10 de marzo probablemente en Oslo.

-"Intercambio de prisioneros" -

El lunes los talibanes anunciaron que retomarían los combates con las fuerzas afganas, al tiempo que confirmaban que respetarían la tregua parcial con el ejército estadounidense.

Kabul relevó el miércoles 30 ataques talibanes en las 24 horas precedentes, como consecuencia de los cuales murieron cuatro civiles y once miembros de las fuerzas de seguridad.

Estados Unidos sabía de antemano  que "el camino está sembrado de trampas", intentó relativizar Mike Pompeo. El secretario de Estado se hizo eco de las palabras del secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, quien en una entrevista con la AFP dijo el miércoles que el proceso sería "largo y difícil" y puntuado de "decepciones".

Estados Unidos está decidido a levantar los obstáculos a la pacificación de la región uno por uno. Si la paz no se consolida, el presidente Donald Trump, que está en campaña por la reelección, no podría cumplir una de sus promesas: el retiro de las fuerzas estadounidenses y el fin de la guerra más larga en la historia del país, más de 18 años de combates.

En un hecho impensable hasta hace poco tiempo, Trump conversó telefónicamente con el jefe político de los talibanes, Abdul Ghani Baradar, y se jactó incluso de mantener "buenas relaciones" con él.

El principal obstáculo al diálogo interafgano es, actualmente, la liberación de prisioneros prevista en el acuerdo. El texto señala que antes del 10 de marzo, un intercambio que puede abarcar hasta 5.000 rebeldes detenidos por Kabul y 1.000 personas presas en manos de los insurgentes.

El presidente afgano Ashraf Ghani, cuyo gobierno ha sido mantenido al margen de las negociaciones de Doha, se negó el domingo a toda liberación antes de sentarse a una mesa de discusiones con los talibanes.

"Todas las partes saben que llegó el momento de proceder al intercambio de prisioneros", respondió Pompeo, y dijo que su enviado para Afganistán Zalmay Khalilzad estaba el jueves en Kabul para intentar superar los obstáculos.

Por otra parte, Pompeo tildó de "insensata" la decisión de jueces de la Corte Penal Internacional de autorizar una investigación sobre abusos en tiempos de guerra en Afganistán, incluidas las posibles atrocidades cometidas por las fuerzas de Estados Unidos.

"Esta es una acción realmente impresionante por parte de una institución política irresponsable que se hace pasar por un cuerpo legal", dijo tras el fallo de la CPI en La Haya.

"Es aún más insensato que este fallo llegue pocos días después de que Estados Unidos firmara un histórico acuerdo de paz en Afganistán, que es la mejor oportunidad para la paz en una generación".

fff/cjc/dg/ll

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos