El chantaje de Turquía con los migrantes pone a la UE contra las cuerdas

Los 27 países de la Unión Europea están movilizados por la decisión de Turquía de abrir las puertas a los migrantes y presionar a Bruselas, rompiendo un acuerdo de 2016 que redujo considerablemente el número de llegadas a Grecia.

- ¿Qué prevé el polémico acuerdo de la UE y Turquía de 2016?

El pacto es un acuerdo jurídicamente no vinculante que redujo considerablemente el número de llegadas de migrantes a Grecia.

A cambio de un apoyo financiero de la UE, el acuerdo prevé devolver a Turquía los migrantes que llegan a las islas griegas, así como el compromiso de Ankara de reforzar sus fronteras con la UE.

Pero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, decidió romperlo y dejó pasar a los migrantes y refugiados que se encuentran en su territorio, provocando una avalancha de llegadas a la frontera grecoturca.

La UE repite que está comprometida con el acuerdo y espera lo mismo de Turquía.

De los 6.000 millones de euros previstos por la UE para las oenegés responsables de los programas de apoyo a los refugiados en Turquía, Bruselas ya pagó unos uno 3.200, según la Comisión.

El acuerdo prevé también que por cada migrante devuelto a Turquía, un refugiado sirio será acogido en la UE.

En total 26.576 refugiados fueron reinstalados en Europa, mientras que el número de devoluciones solo fue de 2.084, según la Comisión.

- ¿Qué pide Turquía?

Desde la firma del pacto, Turquía amenazó varias veces con no respetarlo y pidó más ayudas. El país acoge a 5 millones de refugiados, entre ellos 3,7 millones de sirios.

Esta vez el presidente turco cumplió su amenaza y anunció que "millones" de migrantes iban a llegar a Europa muy pronto, en un intento de presionar a los occidentales para que lo apoyen en Siria en la guerra que libra contra el régimen de Damasco y su aliado ruso.

Varios dirigentes europeos tildaron este chantaje de "inaceptable".

El acuerdo con Turquía "es un poco el beso del diablo (...) estamos atrapados", afirma Yves Pascouau, director de los programas Europa de la asociación Res Publica.

- ¿Qué hace la UE desde la crisis de 2015?

En 2015, los europeos se vieron abrumados por la llegada sin precedentes de un millón de migrantes, la mayoría solicitantes de asilo sirios que huían del conflicto.

Desde entonces, la unión reforzó Frontex, la agencia de supervisión de sus fronteras exteriores, y antes de 2027 tendrá un contingente permanente de 10.000 guardas fronterizos y guardacostas.

Mientras tanto la UE aceptó el martes contribuir con hombres y material a una intervención rápida de Frontex, en respuesta a la demanda de Grecia.

- ¿Una reforma imposible del asilo?

Los Estados miembros están unidos por la necesidad de controlar las fronteras de la UE, pero están profundamente divididos sobre la repartición de los demandantes de asilo.

Una cuestión compleja que forma parte de un pacto sobre la migración y el asilo que debería presentarse este año.

Según Marie De Somer, una experta en cuestiones migratorias del European Policy Centre, la llegada de una ola de migrantes puede complicar ese acuerdo.

"Los Estados miembros fueron incapaces de ponerse de acuerdo para compartir las responsabilidades, a pesar de que las llegadas fueron mucho más limitadas en los últimos años", apunta.

"Ahora que aumenta la presión política, las negociaciones (...) serán todavía más tensas", añade.

- ¿Las medidas que tomó Grecia son legales?

La Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) considera que la suspensión de las demandas de asilo decidida por Grecia durante un mes es contraria al derecho internacional y europeo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, que visitó el martes la frontera grecoturca, dio su apoyo al primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, y dio las gracias a Atenas por ser "un escudo" para la UE, prometiendo 700 millones de euros de ayuda.

alm/fmi/lpt/pc/af

MAS NOTICIAS