Los talibanes anuncian el fin de la tregua parcial en Afganistán

Los talibanes anunciaron este lunes que ponían fin a la tregua parcial instaurada el 22 de febrero y retomaban los ataques contra las fuerzas de seguridad afganas, dos días después de la firma de un acuerdo histórico con Estados Unidos.

Este lunes el período de reducción de la violencia, que duró nueve días, "terminó y nuestras operaciones volverán a la normalidad", declaró a la AFP Zabihullah Mujahid, portavoz de los insurgentes.

"Nuestros muyahidines (combatientes) no atacarán a las fuerza extranjeras, pero nuestras operaciones contra las fuerzas del gobierno de Kabul continuarán", agregó el portavoz.

Poco después una moto bomba estalló durante un partido de fútbol y acabó con la vida de tres civiles e hirió a otros once, declaró a la AFP Sayed Ahmad Babazai, jefe de la policía de la provincia de Jost (este).

Ese atentado no fue reivindicado de momento.

Los fallecidos eran tres hermanos, indicó Abdul Fatah Wakman, presidente de la federación de fútbol de Jost.

La comisión militar del movimiento insurgente difundió un documento, que una fuente talibán envió a la AFP, en el que instaba a los combatientes a reanudar sus operaciones contra las fuerzas afganas.

El presidente afgano, Ashraf Ghani, había anunciado el domingo la prolongación de la tregua parcial al menos hasta el inicio de las discusiones entre el gobierno y los rebeldes afganos, prevista para el 10 de marzo, con el objetivo de "lograr un alto el fuego completo".

- "Prerrequisito" -

Pero también rechazó uno de los principales puntos del acuerdo, el que trataba sobre la liberación de 5.000 presos talibanes a cambio de la de 1.000 miembros de las fuerzas afganas que los rebeldes mantienen retenidos.

Las autoridades fueron mantenidas al margen durante la negociación del acuerdo, que fue firmado el sábado en Doha por Washington y los rebeldes.

Esa medida, sin embargo, es "un prerrequisto para las discusiones entre afganos", recordó por su parte el portavoz de los talibanes, Zabihullah Mujahid, lo que dejó entrever que las discusiones que Kabul y los insurgentes pretenden emprender serán complicadas.

"La posición de Ghani muestra que los estadounidenses no hicieron los preparativos necesarios antes de firmar el acuerdo", reaccionó otra fuente talibán, radicada en Pakistán.

Según el acuerdo de Doha, un eventual alto el fuego no es más que un "elemento" de las futuras discusiones, y no una obligación para que estas se lleven a cabo, como desea Ashraf Ghani.

"Estamos comprobando si [la tregua parcial] tomó fin. Pero, de momento, no hemos sido informados de ataques importantes", había dicho anteriormente Fawad Aman, portavoz adjunto del Ministerio de Defensa.

En virtud del acuerdo de Doha, los estadounidenses y sus aliados tendrán que retirar sus tropas de Afganistán en un plazo de 14 meses, siempre y cuando los insurgentes respeten los compromisos del pacto, incluyendo el inicio de las negociaciones entre los rebeldes y Kabul con vistas a instaurar una paz duradera en el país.

str-us-eb/jf/mm/jvb

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos