La actriz Lori Loughlin será juzgada en octubre por escándalo universitario en EEUU

El juicio de la actriz Lori Loughlin, acusada de pagar sobornos de 500.000 dólares para que sus dos hijas entraran a una prestigiosa universidad de California, comenzará el 5 de octubre, informó el jueves la fiscalía de Massachusetts.

Loughlin, de 55 años, actriz de la serie televisiva "Full House" (Tres por tres) fue acusada de conspiración por fraude bancario, conspiración para pagar sobornos en programas federales y conspiración para lavar dinero. Enfrenta una pena máxima de 45 años de cárcel.

Su marido, el diseñador Mossimo Giannulli, acusado de los mismos cargos, será juzgado en el mismo proceso, así como otros seis acusados.

Los fiscales dicen que Loughlin y su marido pagaron las coimas a un intermediario en 2016 y 2017 para que sus hijas pudieran ingresar a la Universidad del Sur de California (USC) haciéndose pasar por miembros del competitivo equipo de remo, cuando no practicaban ese deporte.

Un total de 50 personas fueron inculpadas en este caso, entre ellas 33 padres adinerados.

Hasta ahora las sentencias de quienes se declararon culpables van desde libertad condicional hasta nueve meses de prisión firme.

En el sistema judicial estadounidense, la declaración de culpabilidad permite en general recibir una pena reducida.

La actriz de "Desperate Housewives" Felicity Huffman, inculpada en el mismo escándalo, se declaró culpable de pagar 15.000 dólares para que el resultado del examen de admisión universitaria de su hija fuese mejorado y pasó dos semanas en una cárcel de California. Fue liberada en octubre pasado.

Loughlin y su marido se hallan entre los pocos acusados que se declararon inocentes, y por eso irán a juicio.

Sus abogados aseguran que ambos creían que el dinero sería destinado a la universidad u obras caritativas, y no al pago de sobornos.

El jefe del esquema, William Rick Singer, que habría recibido unos 25 millones de dólares en coimas, se declaró culpable y cooperó con las autoridades, incluso grabando en secreto a sus clientes, entre ellos a Huffman.

Según la fiscalía de Massachusetts, Singer llegó a cobrar hasta 6,5 millones de dólares para garantizar una admisión, a través de trampas en los exámenes o sobornos a entrenadores para reclutar estudiantes sin habilidades deportivas.

lbc/lp

MAS NOTICIAS