Los próximos pasos del conflicto en Afganistán

A pesar de la tregua parcial en Afganistán, en vigor desde el sábado, y la firma prevista el 29 de febrero de un acuerdo histórico entre Washington y los talibanes para poner fin a la guerra más larga de la historia de Estados Unidos, quedan muchas incógnitas sobre este conflicto.

- ¿La tregua es definitiva?

No, se trata únicamente de una semana de "reducción de violencia" durante la cual los dos bandos se comprometen a disminuir el número de sus ataques.

El respeto de esta tregua parcial es el paso previo a la firma en Washington de un acuerdo con los insurgentes sobre la retirada de las tropas estadounidenses de Afganistán a cambio de garantías de seguridad.

Esta semana será un test para verificar la buena voluntad de los talibanes y sobre todo su capacidad para controlar a sus tropas en el terreno.

Las fuerzas estadounidenses esperan una "reducción significativa de la violencia en todo el territorio". Por su parte las fuerzas afganas se mantienen "en posición defensiva", según el presidente afgano Ashraf Ghani, reelegido recientemente.

El portavoz de los talibanes, Zabiullah Mujahid, aseguró sin embargo que la tregua solo cubre las "capitales provinciales, los cuarteles generales del ejército, las divisiones, los centros de los batallones y las bases de las fuerzas extranjeras" pero no las carreteras y las zonas rurales.

- ¿La tregua se está respetando? -

Desde el sábado hubo ataques talibanes de baja intensidad en zonas rurales contras las fuerzas del gobierno pero que no pusieron en peligro la tregua.

Para respetar la tregua parcial, a los talibanes les basta con reducir sus ataques a 20 o 30 diarios, frente a los entre 50 y 90 registrados normalmente, opina Ashley Jackson, del centro de investigación británico Overseas Development Institute,

- ¿Qué pasará el sábado?

Si se respeta la tregua parcial, Estados Unidos y los talibanes deberían firmar un acuerdo histórico, negociado desde hace más de un año, cuyo objetivo para Washington es poner fin a 18 años de guerra.

Estados Unidos se compromete a retirar parte de los entre 12.000 y 13.000 militares desplegados actualmente en Afganistán para que queden solo 8.600.

El resto del contingente seguiría efectuando operaciones de contraterrorismo y se retiraría luego progresivamente del país si los talibanes respetan ciertas condiciones.

A cambio de la retirada, los insurgentes prometen que no habrá ningún grupo en territorio afgano como fue Al Qaida antes de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

- ¿Qué pasará luego?

Tras el acuerdo con Washington, el proceso de paz debería seguir con negociaciones entre los talibanes y el gobierno afgano, representado por una delegación "inclusiva", según el enviado estadounidense Zalmay Khalilzad.

La delegación incluye miembros importantes del gobierno, responsables de partidos políticos, miembros de la sociedad civil y algunas mujeres, según Khalilzad.

Las negociaciones servirán para definir el futuro del país, quién lo dirigirá y cómo, así como la manera de integrar a los talibanes en la sociedad.

Muchos apuntan a que estas negociaciones serán mucho más difíciles que las de los talibanes con Estados Unidos.

Según Vanda Felbab-Brown, del centro de investigación estadounidense Brookings Institution, podrían durar "años".

También será un obstáculo el resultado de las elecciones presidenciales del pasado mes de septiembre, que ganó oficialmente Ashraf Ghani pero que la oposición rechaza.

eb/jf/jhd/pc/zm

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos