NUEVA YORK (AP) — La premura de los dueños de la NFL para que se aprueben las condiciones del nuevo contrato colectivo evidentemente no la comparten los jugadores, quienes desean más conversaciones.

El sindicato de jugadores de la NFL decidió el viernes no someter a votación la propuesta del nuevo contrato colectivo aprobada el jueves por los dueños de los equipos.

La Asociación de Jugadores de la NFL (NFLPA, por sus siglas en inglés) se reunirá el martes con los negociadores de la liga en Indianápolis, donde se efectuará la pasarela de una semana de jugadores colegiales ante directivos de la NFL y buscadores de talentos.

Horas antes, el comité ejecutivo del sindicato aprobó por 6-5 recomendar que se rechacen las condiciones del nuevo contrato colectivo aprobado el jueves por los dueños de la NFL.

Pero los representantes de los jugadores y todos los integrantes del sindicato podrían votar la próxima semana.

Las objeciones del sindicato a una ampliación de la campaña regular son consideradas el principal obstáculo para la concreción del acuerdo.

“El día de hoy, la Junta de Representantes de Jugadores de la NFLPA no sometió a votación las principales condiciones de la propuesta del nuevo contrato colectivo”, dijo el sindicato en un comunicado.

“Nuestra directiva espera reunirse una vez más la semana entrante con la gerencia de la NFL antes de que la junta emprenda la votación poco después”.

Si la NFLPA no aprueba las condiciones, el actual contrato colectivo que expira en marzo del 2021 seguirá vigente y será necesario continuar las conversaciones.

La propuesta de los dueños incluye una temporada de 17 partidos, una pretemporada más corta, equipos más numerosos y limitar el número de partidos internacionales.

El comité ejecutivo de la NFLPA incluye a su presidente Eric Winston, el exlinebacker de los Giants Mark Herzlich y el exlinebacker de los Bills Lorenzo Alexander, todos retirados; el snapper de larga distancia de los Giants Zak DeOssie; el cornerback de los 49ers Richard Sherman; el tight end de los Patriots Benjamin Watson; el pateador de los Colts Adam Vinatieri; el tackle de los Chargers Russell Okung; el punter de los Saints Thomas Morstead; el linebacker de los Buccaneers Sam Acho; y el safety de los Giants Mike Thomas.

Como elementos claves del nuevo contrato colectivo, varias personas al tanto de los términos dijeron que la propuesta establece un aumento del salario mínimo, modificaciones en la conformación de los equipos de práctica y menos requisitos para participar en actividades durante las vacaciones y la pretemporada.

Esas personas hablaron con The Associated Press bajo la condición de no ser identificadas debido a que los detalles específicos del contrato que estaría vigente hasta 2030 no se han hecho públicos.

La liga tiene facultades para ampliar, sin negociación alguna, la postemporada a siete equipos en cada conferencia, en la que sólo los principales cabezas de serie en la AFC y la NFC tendrían pase automático a la siguiente ronda, a condición de que los playoffs mantengan su formato de cuatro semanas.

Varios dueños están a favor de ampliar los playoffs al margen del contrato colectivo.

Uno de los partidos de fin de semana de los comodines podría terminar como un duelo del lunes en la noche.

El calendario de 17 partidos supone un consenso frente a la propuesta de algunos dueños que querían 18 encuentros. Sumar un partido a la temporada regular parecería indicar que cada uno de esos duelos se disputaría en cancha neutral.

Sin embargo, la liga se comprometió con la asociación de jugadores a limitar la cantidad de partidos internacionales y que esos duelos no se efectúen en toda una semana. Lo más probable es que esos partidos continúen llevándose a cabo en Inglaterra (y otras ciudades europeas) y México. La mayoría de los equipos disputarán nueve juegos en casa y ocho de visita en años alternos.

La pretemporada sería reducida de cuatro a tres partidos sin contar el duelo del Salón de la Fama que inicia el calendario de juegos de exhibición.

El contrato colectivo actual se concretó en 2011 luego de un paro laboral de cuatro meses y medio. Acordar un nuevo pacto antes del inicio del nuevo año de la liga el 18 de marzo podría disparar la activación de varias cláusulas para la siguiente campaña.

Las clásusulas contienen cambios sustanciales en temas de multas por violar las reglas de los equipos que permite un sistema disciplinario escalonadas. La multa máxima se impondría hasta la tercera infracción.

El contrato también prevé un incremento de las pensiones para jugadores retirados y las pagas a los jugadores en activo. Asimismo hay disposiciones para atraer a jugadores que no reciben pensión.