Mueren dos soldados turcos en ataque aéreo en Siria, aumenta tensión con Rusia

Turquía anunció este jueves que dos de sus soldados murieron en el noroeste de Siria a causa de un ataque aéreo, una escalada que ocurre cuando Rusia levanta el tono contra el gobierno turco acusándolo de "apoyar a los terroristas".

"Dos de nuestros hermanos de armas cayeron como mártires y cinco fueron heridos en un ataque aéreo en la región de Idlib", declaró el ministerio de Defensa turco en un comunicado, añadiendo que Turquía replicó con bombardeos.

El ministerio no precisó quién había llevado a cabo el ataque, pero el director de Comunicaciones de la presidencia turca, Fahrettin Altun, acusó inmediatamente al régimen de Bashar Al Asad de ser el autor.

"La sangre de nuestros mártires no se quedará sin venganza", afirmó en Twitter.

Turquía aseguró que en los ataques de réplica mataron a unos cincuenta soldados sirios en posiciones del régimen, pero ningún balance independiente pudo ser establecido.

"No tenemos la intención de enfrentarnos a Rusia", declaró horas más tarde el ministro de Defensa turco, Hulusi Akar.

Este incidente podría tensar todavía más las relaciones en la región de Idlib entre las fuerzas turcas y las del régimen de Damasco, apoyadas por Moscú.

A pesar de sus intereses opuestos en Siria, Turquía y Rusia cooperan desde hace varios años para encontrar una solución al conflicto en este país que, desde 2011, ha dejado al menos 380.000 muertos.

Pero estos últimos días, Ruasia y Turquía han subido el tono entre ellas.

El ministerio de Defensa ruso instó a Turquía a dejar de apoyar a "grupos terroristas" de la región de Idlib.

Denunciando ataques procedentes de posiciones turcas que hirieron a cuatro soldados sirios, el ejército ruso instó en su comunicado del jueves a "la parte turca a dejar de apoyar las acciones de grupos terroristas y de brindarles armas".

Según este texto, las "formaciones terroristas efectuaron varios ataques masivos" contra posiciones sirias en las regiones de Al Nayrab y Qaminas, en el sur de Idlib.

-Negociaciones infructuosas-

La situación humanitaria en Idlib ha ido agravándose desde el lanzamiento en diciembre de una ofensiva del régimen, que busca hacerse con el control de este último bastión rebelde dominado por los yihadistas.

La canciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron expresaron el jueves su "preocupación" por "la situación humanitaria catastrófica" en la provincia siria de Idlib durante una conferencia telefónica con el líder ruso, Vladimir Putin, anunció la cancillería alemana.

Merkel y Macron "expresaron su voluntad de reunirse con el presidente Putin y el presidente turco (Recep Tayyip) Erdogan para hallar una solución política a la crisis", añadió el comunicado.

Turquía ha enviado en los últimos días importantes refuerzos militares, lo que no ha bastado por el momento para disuadir al régimen de proseguir su operación.

Las conversaciones entre funcionarios turcos y rusos durante una semana no han logrado reducir las tensiones.

"Hubo un pequeño acercamiento (de las posiciones) en las últimas negociaciones. Sin embargo, todavía no hemos conseguido lo que queremos", declaró este jueves el jefe de la diplomacia turca, Mevlüt Cavusoglu.

Turquía está muy preocupada por la situación en esa región fronteriza porque teme la llegada a su territorio de una nueva ola de refugiados. El país ya acoge a más de 3,6 millones de sirios. Desde el comienzo de la ofensiva del régimen en el noroeste de Siria, la situación humanitaria en Idlib ha empeorado.

Según las Naciones Unidas, unas 900.000 personas, en su mayoría mujeres y niños, han huido de la violencia en el noroeste de Siria desde diciembre. Aproximadamente 170.000 de ellas duermen al aire libre a pesar de las duras condiciones invernales, según informó el jueves la ONU.

gkg/sg/es/mab/age/eg

MAS NOTICIAS